Joven cubano: "ya me quitaron la paciencia"

El usuario Deivis Alpizar denunció en Facebook que, mientras centros recreativos tienen servicio eléctrico, la población tuvo apenas tres horas de "alumbrón".
 Deivis Alpizar junto a su madre de 71 años
 

Reproduce este artículo

El usuario Deivis Alpízar denunció en Facebook que, mientras centros recreativos tienen servicio eléctrico, la población tuvo apenas tres horas de "alumbrón".

"Ayer desde las tres de la tarde hasta hoy a las nueve de la mañana en Versalles tuvimos solo tres horas de electricidad, mientras en la AACA y otros sitios ¡se escuchaba el retumbar de la música! Me pregunto ¿cuál es el fin de esta guerra psicológica? ¿De esta tortura con la gente? ¿Ponernos al límite y matarnos lentamente?" reclamó Alpízar públicamente.

El joven matancero de 30 años alegó que está saturado ante lo difícil que se ha tornado la vida en Cuba, principalmente para su madre de 71 años, que tiene "múltiples padecimientos, entre ellos cataratas desde hace tres años, porque nuestro país que es potencia médica no tiene insumos médicos".

El internauta alega que se siente preocupado pues siente que, debido a los constantes apagones, su madre está expuesta al dengue "que ya sabemos a qué se debe, culpa de que y quienes, que todos conocemos que está arrasando y cobrando vidas en Matanzas".

El joven se confiesa al límite, pero alega: "no voy a permitir que me rompan, que me quiten mi corazón como me están quitando mi Juventud, no voy a permitir que me quiten la esperanza, aunque ya me quitaron la paciencia".

En su post también refiere que hablará "cada vez que lo sienta" y que no se va a "callar más nada".

"Los jóvenes deberían ser todos sueños y anhelos, y yo y muchos solo tenemos dentro frustraciones y decepción. No tengo miedo porque mis batallas no las peleo yo sino Dios que es justo. No tengo miedo porque hablo por la mayor parte de mi gente que sufre, no tengo miedo porque ya me lo digerí todo, no tengo miedo porque lucho por mi madre y su bienestar. A ver si así me prestan atención y quizás reciba su cirugía, porque los apagones ya hay que comérselos con arroz blanco" concluyó.