Western Union espera reanudar servicios en Cuba

Western Union espera poder reanudar la oferta de servicios de transferencia de dinero a Cuba, bajo la administración de Joe Biden, afirmó su director financiero
Western Union espera reanudar servicios en Cuba
 

Reproduce este artículo

La compañía de servicios financieros y de comunicación Western Union (WU) espera poder reanudar la oferta de servicios de transferencia de dinero a Cuba. Según declaraciones a Reuters del director financiero de la compañía, Raj Agrawal, tienen la expectativa que bajo la administración estadounidense de Joe Biden, se concreten “medidas políticas beneficiosas para la empresa”.

La firma canceló sus operaciones en la isla castrista en noviembre de 2020 cuando entraron en vigor nuevas sanciones de Estados Unidos. Mediante una carta a nombre de Khalid Fellahi, presidente de la compañía en su área de Envíos de Dinero para el Consumidor, WU afirmó no haber logrado encontrar una solución en el plazo reducido del que disponía para seguir operando en la mayor de las Antillas bajo las regulaciones establecidas por el gobierno de Estados Unidos para el envío de dinero desde ese país a Cuba.

De acuerdo a la información de Reuters, el presidente electo de EE.UU., Joe Biden, prometió revertir algunas sanciones sobre las remesas, aunque una medida que podría complicar cualquier interés por reactivar los lazos con La Habana, es el regreso de Cuba a la Lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo.

"Tenemos la esperanza de que, dejando de lado cualquier preocupación que pueda haber desde el punto de vista de la administración, nos permitan mover el dinero de las personas que quieran enviarlo a sus seres queridos", señaló Raj Agrawal.

Fueron 407 oficinas de Western Union, ubicadas en varias localidades cubanas, las que cerraron a finales de noviembre pasado luego de que en octubre Washington emitiera una sanción contra la empresa cubana asociada, Fincimex, cuyas transacciones enriquecen a la cúpula castrista.

La entidad cubana, controlada por militares, es la única autorizada por el régimen para gestionar los envíos de dinero desde Estados Unidos.

Fincimex, subsidiaria del Grupo de Administración Empresarial (Gaesa), bajo el mando del general de Brigada Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, controla más de la mitad de las remesas que llegan a la isla.

Desde el  5 de junio el gobierno estadounidense sancionó a Fincimex y dijo que esta medida "ayudará a abordar los intentos del régimen de controlar el flujo de divisas que pertenece al pueblo cubano".

Al anunciar las sanciones, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, afirmó que “los militares del general Raúl Castro no se beneficiarán de los generosos y bien intencionados fondos que las familias envían al pueblo cubano”.

Fincimex fue constituida en Panamá como una sociedad privada cubana, en 1984. Es subsidiaria de la corporación estatal cubana Cimex, por lo que está bajo la sombrilla de Gaesa.

Por su parte, WU cuenta con autorización del Departamento del Tesoro desde 1999 para operar en Cuba, donde cuenta con más de 400 sucursales radicadas en 168 municipios del país. Aunque la compañía no reporta datos sobre el valor de sus transacciones, es el mayor operador de los 3 500 millones de dólares que anualmente llegan en remesas a destinatarios radicados en la isla.

A nivel internacional Western Union, que tiene una red de más de 550.000 agentes minoristas en más de 200 países y territorios, espera una perspectiva mejorada para 2021 a medida que la economía mundial se recupere de la pandemia y las expectativas de un estímulo adicional del gobierno de EE. UU., reportó Reuters.