Vecinos esperan una pipa de agua en La Habana Vieja mientras la Policía patrulla el área

No es la primera vez que trascienden a las redes sociales videos de largas colas de personas que exigen el abasto de agua al régimen.
Habana Vieja
 

Reproduce este artículo

El artivista Luis Manuel Otero Alcántara y el rapero Maykel Osorbo transmitieron en directo la espera por una pipa de agua de un grupo de vecinos en La Habana Vieja, durante la medianoche de este sábado.

No es la primera vez que trascienden a las redes sociales videos de largas colas de personas que exigen el abasto de agua al régimen. Particularmente los municipios capitalinos de La Habana Vieja y Centro Habana son los más afectados por la escasez de agua, que se ha agravado durante la pandemia de coronavirus.

Aunque en el video transmitido por los artistas cubanos del Movimiento San Isidro la cola de los vecinos no llega a salirse de control, otras exigencias de agua han tenido tintes de protesta. Incluso en algunos de esos episodios los afectados por la escasez del vital líquido han llegado a bloquear las calles con tanques y cubos vacíos, hasta que se escuchen sus reclamos.

En la medianoche y madrugada de este sábado, sin embargo, la cola se disipó tras la llegada de una pipa. Desde que las personas comenzaron a reunirse en la calle con sus recipientes vacíos, las patrullas de la Policía se desplegaron y mantuvieron el control de la zona, para evitar que subiera el tono de los reclamos.

El pasado 24 de marzo, después que ya habían sido diagnosticados los primeros casos de coronavirus en la Isla, decenas de vecinos salieron a la esquina San Juan de Dios y Habana para protestar por la falta de agua en La Habana Vieja.

Según contaron afectados a ADN Cuba, durante 18 días no había llegado el agua a sus viviendas y el gobierno ni siquiera había enviado pipas para satisfacer la demanda.

Una encuesta reciente entre residentes del municipio Habana Vieja arrojó que en muchas zonas el servicio de abastecimiento de agua potable ha empeorado de manera notable.

Varios meses antes, a finales de enero, vecinos del barrio San Leopoldo, en Centro Habana, protestaron con un sonoro cacerolazo para exigir a las autoridades el restablecimiento del servicio de agua corriente en la zona.

Una transmisión en vivo colgada en Facebook muestra a un grupo de personas que comenzaron a sonar las cazuelas en la calle Perseverancia, entre Concordia y Virtudes, y a gritar “San Leopoldo quiere agua, agua, agua”. Poco después, llegan dos patrullas de la Policía, pero no consiguen detener la protesta.

La escasez de agua es solo uno de los problemas cotidianos que deben afrontar los cubanos. Se suma al desabastecimiento de productos de higiene y aseo, a la falta de alimentos, de gas para la cocción, combustible y otros productos básicos.