Unpacu propone llenar toda Cuba de letreros exigiendo libertad para Luis Manuel

Llenar todos los espacios posibles con carteles y mensajes exigiendo la liberación de Otero es lo menos que se puede hacer por este joven valiente, este artista que reclama libertad, justicia y democracia para Cuba, dijo el líder de la Unpacu en la convocatoria
Luis Manuel Otero Alcántara y José Daniel Ferrer
 

Reproduce este artículo

La Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) propuso llenar la isla de carteles exigiendo la liberación del artivista Luis Manuel Otero Alcántara, retenido desde el 2 de mayo por la Seguridad del Estado en el hospital Calixto García sin que existan motivos médicos de peso, según la propaganda y ardides comunicativos del régimen.

“Llenemos toda #Cuba de letreros que digan: #LiberenALuisManuel. Es cuestión de humanidad, de deber, de solidaridad, exigir su inmediata liberación. Su salud física y mental están amenazadas, su vida corre peligro. ¡Qué no haya un rincón donde no se lea Liberen a Luis Manuel!!!”, escribió en la tarde de este viernes el coordinador nacional de la organización opositora en su perfil de Twitter.

Su iniciativa recibió elogios de centenares de usuarios de la red social del pájaro azul que, al igual que él y la organización que lidera, demandan la inmediata liberación del “paciente-prisionero”.

En un video explicativo de la campaña que compartió con el tuit de la convocatoria, Ferrer afirmó que llenar todos los espacios posibles con carteles y mensajes exigiendo la liberación de Otero es lo menos que se puede hacer por “este joven valiente, este artista que reclama libertad, justicia, respeto a los derechos humanos y democracia para Cuba”.

“Los miembros de la Unpacu decimos, todos a una voz, liberen a Luis Manuel. Es la campaña que vamos a mover por toda Cuba”, explicó el líder opositor. “Buscaremos que el régimen tenga que enfrentar millones de letreros con el mensaje”, anunció.

Acompañamiento continuo

La Unpacu ha acompañado a Luis Manuel Otero desde el inicio de la huelga de hambre y sed que éste emprendiese el 25 de abril como protesta ante el decomiso o destrucción de algunas de sus obras de arte por represores del régimen, y los más de 30 días que llevaba siendo víctima de un cerco policial ininterrumpido que impedía su movilidad.

En ese entonces la organización opositora convocó a los cubanos a realizar acciones de protesta pacífica en solidaridad con el artivista y coordinador del Movimiento San Isidro (MSI) como poner carteles, grafitis y octavillas en muros, cristales de autos, postes y otros sitios de visibilidad.
 
A través de su cuenta de Twitter, Ferrer afirmó que Otero estaba en huelga de hambre contra la represión de la que era objeto no sólo él, sino todos los cubanos. Apoyarlo es deber moral, resumió el expreso político, víctima en carne propia, junto a varios activistas de la Unpacu, de numerosos y extensos cercos policiales.

La huelga de hambre de Otero fue intervenida en la madrugada del 2 de mayo por personal médico y de la Seguridad del Estado del régimen, que invadió el domicilio del activista ante reportes de deterioro de su estado de salud y lo trasladó al hospital Calixto García, en La Habana.

Un "ingreso" político

Desde el 2 de mayo Otero es retenido en el Calixto García sin que se le permitan visitas de amigos y acceso permanente a su teléfono móvil. A lo largo de las últimas semanas, cuentas de redes sociales asociadas a la Seguridad han filtrado videos que intentan demostrar el presunto bienestar y la recuperación del paciente, pero que consiguen más bien el efecto contrario.

Ante cada nueva filtración, para la sociedad civil independiente y simpatizantes de la lucha de Otero surgen elementos y muestras que apuntan a que éste estaría siendo torturado psicológicamente o recibiendo tratamientos psiquiátricos encaminados a destruirlo mentalmente y borrarlo de la lucha política y artística en la isla.

Un argumento continuo en el oficialismo es desestimar la veracidad de la huelga de hambre emprendida por el artivista y defender que se encuentra en perfecto estado de salud. Sin embargo, para activistas y periodistas independientes, de ser cierto, sólo demostraría que el “ingreso médico” es un encierro político camuflado, que ya asciende a 20 días y ha provocado cambios en la fisonomía y locuacidad del detenido, como puede observarse en el último de los videos filtrados.