UNE repara avería que dejó oriente cubano a oscuras, pero persisten problemas para cubrir demanda energética

La avería del viernes fue resuelta y la situación este domingo es mejor, pero la UNE aclaró que el déficit para cubrir la demanda persiste y continuarán las afectaciones
Termoeléctrica de Felton, en Holguín. Foto: Juan Pablo Carreras/ACN
 

Reproduce este artículo

La Unión Eléctrica de Cuba (UNE) reparó la avería que dejó a oscuras a cuatro provincias orientales en su totalidad y a varias localidades en el resto del país, pero aún persisten los problemas para cubrir la demanda energética y continuarán ocurriendo apagones, informó este domingo el director técnico de la entidad, Lázaro Guerra.

El funcionario explicó en comparecencia televisiva que los linieros trabajaron ininterrumpidamente para el restablecimiento de la avería que ocurrió a las 22:50 horas del pasado viernes en una de las líneas de transmisión de 220 kilovatios que enlazan Nuevitas, en la provincia Camagüey, con Holguín y que dejó por completo sin luz a Holguín, Granma, Santiago de Cuba y Guantánamo.

“A las 06:20 del sábado ya teníamos servicio en las provincias afectadas y a las 04:42 de este domingo ya está todo el servicio restablecido en el país”, afirmó Guerra, al tiempo que detalló que la línea está restablecida y se recuperó la capacidad de transferencia de potencia.

La avería significó la pérdida de 700 megavatios, lo que explica la dimensión del apagón sufrido por millones de cubanos, muchos de los cuales alertaron sobre su ocurrencia y alcance en redes sociales.

Guerra advirtió que, a pesar de que en la mañana de domingo “no hay consumidores afectados por déficit de capacidad de generación”, las unidades generadoras del sistema energético nacional “no están trabajando a plena capacidad por falta de mantenimientos”.

“No estamos en una condición optima. Las reservas del sistema para cubrir la demanda son bajas, por lo que puede haber averías en las redes locales”, dijo el funcionario.

Según resumió, “hoy la condición es mejor”, pero la situación que ha provocado apagones programados de tres, cuatro y más horas “no está resuelta”. “Pudieran ocurrir afectaciones de menor magnitud cuando la demanda comience a subir”, subrayó.

La causa esgrimida por la UNE para las afectaciones en el servicio eléctrico de los últimos meses es la falta de reservas del sistema nacional, derivada de la salida o inoperatividad de unidades de varias termoeléctricas que requieren mantenimientos parciales.

Guerra recordó en su comparecencia que la unidad 2 de la central termoeléctrica “Lidio Ramón Pérez”, en Felton, Holguín, sigue pendiente de un mantenimiento parcial que debe devolver 130 megavatios al sistema nacional.

Situación similar tiene la unidad 5 de la termoeléctrica del Mariel, en Artemisa, que tiene mantenimientos programados para recuperar su capacidad de generación.

Varios cubanos se han mostrado incrédulos de los argumentos oficiales y consideran que los apagones pudieran deberse a la agudización de la crisis económica y la consecuente escasez de combustible, tal y como ocurrió en los años 90, durante el eufemísticamente nombrado “Período Especial”.