Transportistas privados en Cuba podrán reanudar sus servicios dentro de provincias
Los transportistas privados en Cuba podrán reanudar sus operaciones desde este jueves 18 de junio, excepto para viajes interprovinciales. La apertura no incluye a La Habana y Matanzas, las más golpeadas por la pandemia en el país
Uno de los taxis cubanos conocidos como "almendrones", en servicio durante la pandemia. Foto: ADN Cuba

Los transportistas privados en Cuba podrán reanudar sus operaciones desde este jueves 18 de junio, excepto para viajes interprovinciales, según anunció el Ministro de Transporte, Eduardo Rodríguez Dávila.

“Se rehabilitan todas las licencias de los trabajadores por cuenta propia que estaban suspendidas de oficio y prestarán los servicios respetando los precios aprobados anteriormente por los gobiernos. No podrán prestar servicios interprovinciales”, explicó en el programa de la televisión oficialista Mesa Redonda.

“Los trabajadores por cuenta propia que decidan no incorporarse al trabajo, deben presentarse en la entidad que le otorgó la licencia y formalizar su suspensión”, añadió el funcionario.

Según el periódico del Partido Comunista, el diario Granma, Rodríguez Dávila informó que con el inicio de la primera fase se permitirá la ocupación de los medios de transporte hasta el 100 % de su capacidad de pasajeros sentados y se establece una gradualidad, por fases, de los pasajeros de pie, que comienza con el 50 %, luego el 70 % y el 100 %.

Esta apertura, no incluye a las provincias de La Habana y Matanzas, las más golpeadas por la pandemia del coronavirus en Cuba.

También se restablece “con limitaciones”, los servicios de transporte público a nivel de provincia: urbano, interurbano, intermunicipal y rural. Se mantienen las restricciones de los viajes entre provincias y la entrada y salida del país.

Se restablecen los servicios de taxis ruteros y las lanchas. Se reanudan los trenes locales de pasajeros, los que se desplazan dentro de los límites de la provincia.

Las terminales y estaciones ferroviarias se mantendrán cerradas, y “se mantiene la limitación de un solo equipaje en bodega de hasta 32 kg para todos los pasajeros que arriben al país”.


El ministro Rodríguez Dávila explicó también que los ómnibus públicos que actualmente se utilizan para transportar trabajadores de diferentes sectores, se reincorporan a sus recorridos habituales con las restricciones sanitarias, priorizando los horarios picos en la afluencia de pasajeros.

Será común durante todas las fases de la desescalada en el país el uso obligatorio de mascarillas sanitarias o “nasobucos”, lo mismo por pasajeros que empleados. Además, la desinfección de los medios de transporte y terminales, pesquisas permanentes y el control de la ocupación de los vehículos y las terminales, para garantizar que se cumpla el distanciamiento físico y evitar un aumento de contagios.

En una segunda fase, todavía sin fecha definida de implementación, se ampliarán los servicios locales, se restablecerá el transporte interprovincial con limitaciones, y se incorporarán los vuelos internacionales “en los polos turísticos definidos”.

Entre otras medidas de desescalada, en la segunda etapa comenzarán a “funcionar las agencias de venta de pasajes con determinadas características, las cuales se darán a conocer posteriormente”.

Por último, en una tercera fase el régimen prevé restablecer “la entrada y salida de pasajeros al país, así como el resto de los servicios, que competen también a las formas de gestión no estatal”.

Se restablecería totalmente el transporte público en todas las modalidades, se ampliaría las rutas interprovinciales por ómnibus y los trenes nacionales tendrán una frecuencia de cuatro días.

“El restablecimiento de los vuelos dependerá de la disponibilidad de las aeronaves”, aseguró el ministro.