Precios y trabas del Estado desincentivan la cosecha de arroz en Cuba

Campesinos cubanos protestan por los bajos precios que les paga el estado y se niegan a entregar las producciones a la empresa estatal de Acopio, mientras que el Ministerio de la Agricultura responde con multas y otras presiones
Precios y trabas del Estado desincentivan la cosecha de arroz en Cuba
 

Reproduce este artículo

Campesinos cubanos protestan por los bajos precios que les paga el estado y se niegan a entregar las producciones a la empresa estatal de Acopio, mientras que el Ministerio de la Agricultura responde con multas y otras presiones, dijeron agricultores entrevistados por Radio Televisión Martí.

Los productores en los complejos agroindustriales arroceros (CAI), Yara y Río Cauto, en la provincia de Granma, están muy molestos por los precios impuestos a este alimento esencial en la dieta de los cubanos.

Allí se produce el 35 por ciento de todo el cereal en la isla y desde el comienzo del ordenamiento aumentó drásticamente el precio de todos los insumos, informa el campesino Emiliano González.

“Aumentó siete veces el precio del combustible, también el costo del avión que fumiga los campos sembrados de arroz subió seis veces, mientras que el agua ahora alcanza los 4 mil pesos. Y entonces Acopio les está pagando unos 400 pesos el quintal del grano a los productores, lo que significa que es básicamente irrentable cosechar arroz en las condiciones leoninas que está imponiendo la agricultura. Eso ha provocado el actual conflicto entre el gobierno y los campesinos”, destacó Emiliano.

Sin insumos y con los bajos precios que paga la agricultura, el Estado quiere obligar a los agricultores independientes para que garanticen el alimento en el país, concluye desde Mayarí el experto agrícola Osmel Ramírez Álvarez.

“Acopio sigue teniendo la prerrogativa de las producciones, sabemos bajo qué condiciones comercializa Acopio: no paga a tiempo, no tiene transporte para recoger los productos y además impone el precio. Entonces a golpe de multas y de presión, no se va a resolver el problema, la solución es libertad de producir, libertad de comercialización”, afirmó.

En San Juan y Martínez, los tabacaleros están en serios problemas, todo aumentó y Acopio paga tarde y poco, y la actual zafra tabacalera está en problemas, cuenta Osmani Poveda Hernández.

“Aquí la presión de parte del gobierno en contra de los campesinos está conllevando que muchos están entregando las tierras. Estamos obligados a hacer lo que el gobierno diga”, apuntó el tabacalero.

Desde Pinar del Río, Esteban Ajete Abascal, líder de la Liga de Campesinos Independientes de Cuba, alerta que es un abuso en contra del hombre del campo, lo que está haciendo el gobierno.

Hay una campaña de hostigamiento, aquí todo es a la fuerza y obligado, realmente no le da la cuenta a los campesinos con los precios que les impone acopio”, dijo Esteban.

Desde Puerto Padre, en las Tunas, el abogado Alberto Méndez Castelló, señala que el gobierno los multa por incumplimiento de contrato, pero esos campesinos, según la Constitución, también tienen el derecho a demandar las entidades del estado por Daños y Perjuicios.

“Un monopolio es una práctica desleal, y el estado cubano monopolizó los precios de los productos y es quien determina”, comentó el letrado.