Toirac critica al régimen por no aceptar vacunas foráneas contra la Covid-19

El humorista cubano destacó que las cifras de fallecidos por culpa de la enfermedad continúan aumentando mientras el régimen no comienza a vacunar a la población
Ulises Toirac critica al régimen por no aceptar vacunas foráneas contra el coronavirus
 

Reproduce este artículo

El conocido humorista cubano Ulises Toirac criticó este 1ro de mayo al régimen de La Habana por no aceptar vacunas foráneas contra el coronavirus.

En una publicación en su cuenta de la red social Facebook, Toirac antes de entrarle de frente al problema que lo motivó a escribir, refirió que él, como quien pone un parche antes que surja un hueco, es partidario del desarrollo de las vacunas cubanas contra la Covid-19.

"Por varias razones: en mi personal caso y luego de leer mucho sobre el tema, prefiero ponerme las vacunas que han desarrollado en Cuba, tanto por la filosofía de su funcionamiento como por la confianza que le tengo al talento de nuestros científicos", alegó.

Luego de esta aclaración el humorista pasó a preguntarse, cuál es la razón qué ha impedido que, "paralelo a ese estudio, se aceptaran vacunas foráneas ofrecidas por los mecanismos internacionales creados para eso. Si bien nuestro país es el primero de América Latina en desarrollar una vacuna autóctona, es uno de los últimos en aplicar un plan de vacunación masiva", señaló Toirac.

Asimismo destacó que las cifras de fallecidos por culpa de la enfermedad continúan aumentando.

"Y ahí están los números. 10, 15, 12, 11, 18 al día. Y son muertos. La escalada de contagio crece a un ritmo impresionante y devastador. Y tengamos en cuenta que los números de contagiados dependen mucho de la cantidad de pruebas que se pueden hacer. Y estas no se pueden aumentar".

Respecto a las afecciones posteriores al COVID-19, dijo que "la tragedia de las muertes es incuestionable, pero la de las secuelas que deja la enfermedad (para los que no se mueren), dejan otro renglón abierto para el futuro porque será otra población necesitada de más atenciones y medicamentos. Y no tengo que recordar el estado actual de esos 'departamentos'".

De igual manera, cuestionó si acaso "¿no pudimos paliar algo de eso con vacunas de afuera en lo que desarrollábamos las nuestras…? ¿No hubiéramos salvado una o dos vidas... ahorrado secuelas a unas decenas? En este caso, por mínimos que sean los números... se habla de vidas".

Mientras tanto el régimen de La Habana continúa insistiendo en inmunizar a los habitantes de la isla, más de 11 millones, con sus candidatos vacunales, a los cuales desde hace varios meses los voceros del castrismo han comenzado a llamar vacunas, cuando aún no está probada la eficacia de ninguno de ellos.