Toda Cuba menos La Habana iniciará la última fase de reapertura

Todo el territorio de Cuba excepto La Habana y su provincia vecina de Mayabeque entrarán el próximo lunes en la tercera y última etapa de la reapertura tras la pandemia del coronavirus, aunque las fronteras seguirán cerradas hasta que mejore la situación en la capital
Médicos cubanos frente a un consultorio sanitario en La Habana. Foto: Ernesto Mastracusa (EFE)
 

Reproduce este artículo

Todo el territorio de Cuba excepto La Habana y su provincia vecina de Mayabeque entrarán el próximo lunes en la tercera y última etapa de la reapertura tras la pandemia del coronavirus, aunque las fronteras seguirán cerradas hasta que mejore la situación en la capital, donde aún se registran contagios.

El primer ministro cubano, Manuel Marrero, informó este jueves que La Habana permanecerá hasta nueva orden en la fase 1, que incluye el restablecimiento del transporte público urbano, la reapertura con aforo limitado de restaurantes y bares y el acceso a las playas, entre otras medidas. La provincia de Mayabeque, por su parte, seguirá en la fase 2, que amplía el acceso a otros lugares públicos, permite reanudar algunas actividades culturales y el turismo internacional limitado a varios cayos de las costas cubanas y sin contacto con la población local.

En el resto de la isla, según el régimen no se registran casos nuevos de la COVID-19 desde hace más de 28 días, que corresponden a dos períodos de incubación de la enfermedad, por lo que están listas para pasar desde el lunes a la fase tres, indicó el primer ministro cubano en una intervención televisada.

La tercera fase de recuperación pos pandemia en Cuba contempla el restablecimiento a pleno rendimiento de todas las actividades económicas y productivas, así como de los servicios de salud y todos los trámites burocráticos. El uso de la mascarilla en espacios públicos y cerrados sigue siendo obligatorio.

También deberían restablecerse en esta última etapa los vuelos regulares y los servicios de transporte interprovincial, pero el Gobierno ha decidido dejar sin efecto estas medidas hasta que mejore la situación epidemiológica de La Habana, que aún registra contagios diarios y tiene abiertos en este momento dos eventos de transmisión local.

Las fronteras cubanas -aéreas y marítimas- permanecen cerradas desde principios de abril pasado excepto para vuelos humanitarios, tráfico de mercancías y salida y regreso de misiones médicas.

Según datos oficiales Cuba sumó este jueves solo 2 casos de la COVID-19, ambos en la capital, con lo que la isla mantiene la tendencia a la baja en los contagios diarios del virus, del que ya se ha recuperado el 94 % del total de 2.440 pacientes confirmados, informó el Ministerio de Salud Pública (Minsap).