Silvio Rodríguez apoya critica a quienes piden cambios en Cuba

A Silvio Rodríguez, tan hábil cuando usa la palabra para cantarle a los pobres de la tierra y la “Revolución”, se le enreda el discurso cuando tiene que defender lo indefendible.
Silvio Rodríguez
 

Reproduce este artículo

A Silvio Rodríguez, tan hábil cuando usa la palabra para cantarle a los pobres de la tierra y la “Revolución”, se le enreda el discurso cuando tiene que defender lo indefendible, como si en el fondo de su consciencia supiera que ha hecho algo mal.

Como otros voceros del régimen, menos talentosos que él, ahora se suma a la contra-campaña para defender a Alpidio, la “política cultural de la Revolución” y todo lo que les pase por la cabeza, porque con tal de desviar la atención de lo importante, la golpiza que recibieron unos jóvenes indefensos, son capaz de rezarle a cualquier santo e invocar cualquier religión.

Este 29 de enero publicó en redes sociales un post confuso y enredador, del cual el lector saca pocas cosas en claro, a saber: que hay que cerrar filas con la “Revolución”, que “la cosa” —¿qué cosa en específico? — está muy mal en la isla, pero todo es culpa del imperialismo, que la realidad “es muy compleja”.

Todo para introducir y apoyar un texto publicado en su blog Segunda Cita, del analista Esteban Morales aún peor que el suyo, lleno de descalificaciones para la oposición y medias verdades, que son casi mentiras completas.

Morales no menciona a nadie en específico; su texto va dirigido contra los “enemigos de la Revolución”, quienes “aprovecharon” la víspera del 28 de enero, natalicio de José Martí, para manipular manifestarse.

Todo es un gran complot. Los “enemigos” aprovechan la difícil situación económica, la pandemia, la nueva administración demócrata en EEUU, la declaración de miembros de la Iglesia Católica, “que llama a la guerra contra el poder revolucionario en Cuba”, para confundir a “nuestro pueblo”.

“Razones por las que debemos estar muy alertas. Sobre todo, porque se trata de situaciones que se repetirán, de manera incansable. Hasta que nosotros logremos superar el conjunto de dificultades coyunturales que estamos enfrentando”, escribió Morales.


Las declaraciones de la Iglesia católica a las que se refiere en el texto, fueron publicadas el 24 de enero.

El comunicado, con claras críticas al régimen castrista, fue firmado por 80 sacerdotes y laicos católicos, además de feligreses comprometidos de todo el país, y la lista sigue aumentando pues todo el que comparta las ideas sobre la nación que allí se expresan, puede rubricarlo.

El texto es otra de las iniciativas, individuales o grupales, que creyentes y clérigos han enarbolado en los últimos meses para denunciar la difícil situación del pueblo cubano.  

Mientras, los sucesos más recientes que provocaron la movilización de los voceros castristas ocurrieron el 27 de enero frente al Ministerio de Cultura, cuando un grupo de jóvenes fueron a exigir que las autoridades cumplieran la promesa de diálogo hecha en noviembre.

Los jóvenes artistas, pertenecientes al grupo del 27N, fueron agredidos por funcionarios del Ministerio, liderados por el propio ministro, Alpidio Alonso, e introducidos en un ómnibus en el cual recibieron golpes de agentes represivos.