Feminicidio en Cuba: maestra santiaguera muere macheteada por su exesposo

De 24 años, Yelena Rivero Rivero murió asesinada por su exesposo el 30 de abril en la vía pública de la periferia de la ciudad de Santiago de Cuba. Según testimonios, el agresor la sorprendió a la salida de su guardia en la escuela y la macheteó
Santiaguera muere macheteada por su exesposo
 

Reproduce este artículo

La maestra Yelena Rivero Rivero murió asesinada por su exesposo el pasado 30 de abril en la vía pública de la periferia de la ciudad de Santiago de Cuba, en lo que constituye un nuevo feminicidio en la isla ante el que los medios oficialistas y las instituciones guardan silencio, tratándolo como un “crimen pasional”, denunció este sábado la plataforma feminista YoSíTeCreo.

En su perfil de Facebook, YoSíTeCreo, que se define como la primera plataforma de apoyo y acompañamiento a las mujeres en situación de violencia machista en Cuba, lamentó el feminicidio de Rivero, quien, según testimonio del periodista Erasmo Roldán Hernández, fue agredida de muerte con un machete por su expareja, con antecedentes de violencia hacia ella.

“Lleguen nuestras condolencias a sus familiares y colectivo de trabajo. Vemos positivo que los periodistas se preocupen por denunciar estos crímenes y pedimos evitar el uso del término justificativo de ‘crimen pasional’ para denominar los feminicidios”, escribió en su post la plataforma, rectificando la definición del hecho que hizo Roldán Hernández.

“Saber las dimensiones de un problema es el primer paso para poder enfrentarlo. No callemos ante el #feminicidio! Contamos con tu ayuda ciudadana”, agregó YoSíTeCreo.

Agresión premeditada

De acuerdo con el relato de Roldán Hernández, el agresor de Rivero actuó con premeditación y extrema violencia.

La joven profesora de sexto grado en el seminternado "Manuel Ascunce Domenech", en las proximidades de la Universidad de Oriente, “fue agredida brutal y salvajemente por su exesposo con un machete filoso, el que le ocasionó la muerte”.

De sólo 24 años, Rivero acababa de salir de la guardia junto a otra compañera de trabajo nombrada Yuneidy Granado, pero “al tomar un camino vecinal contiguo al lateral de la escuela fue atacada por su exesposo, quien fungía como cocinero en el propio seminternado, pero no le correspondía la guardia ese día”.

Según el periodista santiaguero, “Yelena, una excelente compañera que llevaba ya varios años dedicada a la docencia en ese plantel, se dirigía a su casa, en la avenida Patria (antigua Yarayó), a poca distancia de allí”.

“A pesar de que su cuerpo quedó tendido en el suelo, fue socorrida y llevada con prontitud al hospital provincial ‘Saturnino Lora’ con la vana esperanza de salvarla, pero llegó muerta.

Se comenta que el comisor del asesinato se pasó el día merodeando por los alrededores de la escuela, mientras Yelena permanecía en su guardia”, describió Roldán Hernández.

Los detalles ofrecidos en el testimonio denotan la premeditación, ventaja y alevosía del agresor en la comisión del feminicidio. Al salir la profesora del centro, agregó el periodista, “su ex la interceptó y le dijo que quería hablar con ella, pero ésta le respondió que ya no tenía nada que hablar con él, momento en que éste la agrede con el machete y trata de agredir a su compañera Yuneidy Granado, quien emprendió una estrepitosa carrera con su menor hija de cinco años de edad”.

“Al escuchar la gritería, un policía que vive cerca de la escuela hizo un disparo al aire, el que salvó la vida de Yuneidy y su menor hija, pues el agresor trató de enfrentarlo, pero cuando hizo el segundo disparo, éste emprendió una carrera y se dio a la fuga, aunque poco tiempo después fue capturado”.

“Yelena y el victimario estaban ya separados desde hacía algún tiempo, a causa de una golpiza que éste le propinó, ocasionándole lesiones en un brazo que requirieron de la puesta de un yeso”, concluyó su relato Roldán Hernández, que aseguró que los organismos correspondientes investigan “las causas específicas que dieron lugar a tan lamentable y repudiable hecho”.

Una verdad silenciada por el régimen

Al cierre de 2020 se reportaban en Cuba 28 feminicidios y en el año en curso las cifras parecen romper récord.

Zelandia Pérez Abreu, integrante de la Alianza Cubana por la Inclusión y de la Red Femenina de Cuba, informó que en los primeros meses de este 2021 se registró un promedio de un feminicidio por semana y ocho agresiones

Ninguna de estas estadísticas aparece en la prensa oficial. Pertenecen al trabajo de la plataforma YoSíTeCreo en Cuba, La Red Femenina de Cuba y de activistas feministas que visibilizan la problemática.

Las autoridades cubanas no publican datos respecto a la violencia que afecta a las mujeres, por lo que las únicas indagaciones disponibles provienen de las entidades independientes de la sociedad civil.

Aunque los feminicidios no están reconocidos en la isla como un delito, en el pasado 2019 se mostró una tasa oficial con datos de 2016 que consideraban sólo una parte de esos crímenes: aquellos en que los agresores eran parejas o exparejas.

El movimiento feminista independiente cubano ha reiterado en varias ocasiones su pedido de una Ley Integral contra la Violencia de Género en Cuba, la tipificación del feminicidio en la reforma del Código Penal y el cese de la criminalización del activismo a favor de los derechos de la mujer.