Revendedores ganan más con mercancías de tiendas en MLC que viajando fuera de Cuba

Las tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC) han desatado en Cuba no solo la indignación de la mayoría de los residentes en la isla, sino que se han convertido en otra vía para la reventa informal y el encarecimiento de productos que escasean en el país
Cola para entrar a un mercado de compra en dólares en La Habana.EFE
 

Reproduce este artículo

Las tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC) han desatado en Cuba no solo la indignación de la mayoría de los residentes en la isla, sino que se han convertido en otra vía para la reventa informal y el encarecimiento de productos que escasean en el país.

De acuerdo a un reporte publicado por 14ymedio, este domingo 20 de diciembre, “la reventa de los alimentos y productos de aseo de las tiendas en MLC se vuelve un próspero negocio”. El citado medio independiente entrevistó a varias personas que se dedican a recorrer diferentes establecimientos de La Habana y comprar las mercancías disponibles, para luego ofrecerlas a mayor precio a los “clientes dispuestos a pagar lo que fuera para no estar cinco horas" en las multitudinarias colas.

14ymedio intercambió con las hermanas Natacha y Nadia -nombres cambiados para la historia-, quienes hace un año atrás, viajaban habitualmente a la Ciudad de Panamá para hacer compras y revender los productos en la isla. Con la pandemia del coronavirus su “negocio” se paralizó y tuvieron que “reciclarse”.

"La salvación llegó en julio", explicó una de las habaneras. El presidente designado de Cuba, Miguel Díaz-Canel, confirmó en un discurso la apertura de las tiendas en MLC y  "nada más que terminó de hablar, apagué el televisor y comencé a llamar a mis contactos para decirles que me podían hacer encargos que yo tenía una tarjeta en dólares para comprar en esos lugares", contó Natacha.

"Estamos ganando más que cuando viajábamos a Panamá", afirmó Nadia a 14ymedio.

Sus clientes se han ido incrementando y han establecido “un método para no exponerse demasiado”, publicó el referido medio. "Vamos cada semana a dos tiendas diferentes y así rotamos para no ir solo a una, no vaya a ser que algún empleado nos denuncie y nos acusen de revendedoras o de acaparadoras", señaló Nadia.  

Humberto, otro de los entrevistados de 14ymedio, detalló que empezó “comprando solo champú, pero ahora ya me avisan enseguida que sacan papel sanitario, suavizador para el pelo, café o cerveza"; productos que luego logra ofertar a mayores precios en un puesto de venta que tiene en la concurrida calle habanera de Galiano; aunque su licencia lo avala para vender objetos de la religión afrocubana.

“Máquinas de afeitar desechables, tintes para el cabello, paquetes de varias marcas de café, aceite, salsa de tomate importada, lavavajilla y grandes cantidades de productos para la limpieza del hogar, la cocina y los baños”, son otros de los productos que ofrece este comerciante, de acuerdo a la información citada.

"No haga la cola, yo la hago por usted y si no tiene tarjeta en dólares, yo también la tengo por usted", asegura Humberto.

Desde el polémico anuncio en julio anterior sobre la apertura de tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC) en Cuba, el castrismo prometió que era una medida "provisional" y quedarían opciones para quienes no posean divisas.

Sin embargo, seis meses de implementado esto que críticos del régimen llaman "apartheid económico", cada vez hay más tiendas MLC y menos en moneda nacional, además de que estas últimas sufren desabastecimiento.

La verdad es que dicha medida ha provocado el rechazo de un sector importante de la población, que ya no cree en promesas hechas desde la comodidad de los medios de propaganda estatal. 

La cubana Kiriam Gutiérrez Pérez criticó en su perfil personal en Facebook la creación en el país de las tiendas en MLC, las cuales permanecen abastecidas mientras el resto de las entidades estatales apenas tienen productos básicos. Para realizar las compras de estos establecimientos el régimen exige tarjetas en dólares,  cuando los trabajadores reciben sus paupérrimos salarios en moneda nacional.  

“(…) no entiendo, no me conformo, no me quedo callada. Utilizo mis redes para expresar mi opinión, lo que pienso, me afecta y me priva de tener mis derechos”, afirmó Gutiérrez Pérez, quien -según se describe en su página de Facebook-, reside en la capital del país.

“Hace exactamente 100 días de la apertura de las tiendas en MLC, que supuestamente servirían para recaudar divisas y abastecer las tiendas en cuc y cup, mercados MAI y establecimientos comerciales al alcance del pueblo”, comentó y a su vez lanzó las siguientes interrogantes:

“¿Cuándo (coñoooooooo) van a abastecer?

¿Qué han hecho con toda las divisas recaudadas?

¿Hasta cuándo tenemos que esperar por poder comprar frijoles, pastas, carne, puré de tomate, champú, pasta dental, jabones, caramelos y confituras para los niños?”

Gutiérrez Pérez añadió: “Tengo casi 8 meses sin trabajo, no tengo tarjeta MLC, es una vergüenza y una violación a los derechos humanos de todo un pueblo. Ahora van a subir los salarios y los productos de la canasta básica, o sea el mismo perro con más cadenas”.