Reportero oficialista dice que abandona el periodismo por "amenazas"

“Merezco la tranquilidad que no poseo desde hace más de dos años”, escribió el periodista de Ciego de Ávila en un escueto mensaje que desató interrogantes entre sus lectores
Periodista José Alemán Mesa. Fotos: Facebook
 

Reproduce este artículo

El reportero oficialista, José Alemán Mesa, de Invasor, periódico del Partido Comunista en la provincia Ciego de Ávila, en una publicación en su perfil de Facebook, anunció que se iba del periodismo “sin tristezas algunas”.

“Merezco la tranquilidad que no poseo desde hace más de dos años”, escribió el joven en un escueto mensaje que desató interrogantes entre sus lectores, quienes muchos en los comentarios del post lamentaron su decisión.

Alemán Mesa detalló en una posterior publicación que dejaba su trabajo en Invasor ante las “amenazas” que recibía y compartió una captura de pantalla donde alguien le afirmaba:  

“Me parece que se te está pasando la mano con el papel de defensor del pueblo. Revisa el camino que estás cogiendo porque paras o te paro yo. Todos los extremos son malos”.

Compartimos íntegramente su respuesta en Facebook:

A estas alturas a lo único que temo, amigos míos, es no poder levantar la cabeza o “levantar cabeza” jamás. He leído, a intervalos, durante toda la noche, sus comentarios. No puedo más que sentirme más decidido, más fuerte y acompañado que nunca. Por eso ustedes merecen una explicación, sin miedos, sin sustos, sin hipocresías.

Siempre he sido un machucado. Desde mi último año de la Universidad hasta hoy, el último de mis días como periodista. He aguantado lo que sea, pues pantalones nunca me han faltado. Pero este mensaje que reproduzco, sin interés de hacer daño alguno a quien lo mandó, taladra mi cerebro con más fuerza y constancia que un carpintero a la palma.

He aguantado que me “amenacen” con sanciones severas, que digan que “avivo el descontento del pueblo”, que lo que hago “no es bueno ni para Cuba ni para Invasor”…, pero siempre defenderé al pueblo, ese que me merece más, que me valora, que me empuja.

Amigos míos, esto no es una derrota, totalmente lo contrario. Esto es un acto de dignidad, de decoro, de esperanza… Y lo único que le pido a ustedes, a quienes leerán con rabia y malos ojos, que no malinterpreten mi sentimiento.

Pueden esperarme grandes y duras barreras en lo adelante, lo sé, las veo venir, pero buscaré un trabajo digno para ayudar a mi familia como hasta hoy, solo espero no seguir siendo ese “bicho” que nadie quiere mirar cuando llega a un lado.

Me cansé de que cuando llegue a hacer un trabajo, después que lo hago, alguien me diga: “antes de venir, cuando me llamaste, me comentaron: no lo dejes entrar, que ese está en contra de esto”. Y nunca lo he estado ni lo estaré, pero esa es la imagen que me han creado. Ya lo expresé un día: no es ni aquello ni esto lo que quiero.

Pido que me ayuden a rehacer mi vida, en un trabajo donde me sienta tranquilo. Muchísimas gracias a todos y todas, los leo con amor, con felicidad. Y si tengo un pueblo, ustedes tienen aquí un hijo, un hermano, un amigo.

En su cuenta de Twitter, José Alemán Mesa, refiere que es un cubano que ama “el periodismo y leer a Martí, Che y Fidel”. Según detalla además, reside en la comunidad de Orlando González, municipio Majagua, en Ciego de Ávila.

Agresiones a periodistas independientes en febrero

 

En tanto, en su último informe, la Asociación Pro Libertad de Prensa de Cuba (APLP) denunció que un total de 17 periodistas independientes fueron agredidos por el régimen castrista en la isla.

El medio independiente CubaNet informó sobre el informe de la APLP, correspondiente al mes de febrero de 2021, en el que explican que más allá de los contabilizados en su documento pueden existir otros casos de represión.

La APLP es una organización sin fines de lucro que defiende el derecho a la libertad de opinión y prensa en Cuba, y que en abril de 2006 solicitó su inscripción en el Registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia, pero nunca ha recibido respuesta, explica CubaNet.

Los periodistas independientes en la isla, son constantemente víctimas de amenazas, agresiones y arrestos domiciliarios y detenciones arbitrarias por denunciar  la realidad que se vive en la isla y condenar al régimen y la falta de democracia y derechos humanos.

También son habitualmente blanco del acoso de ciberclarias, esos batallones de la policía política en redes sociales para defender el (des)gobierno; hackean sus cuentas, amenazan a quienes le rentan viviendas para que sean expulsados o víctimas de destierro, como la joven reportera y colaboradora de ADN Cuba, Karla Pérez, a quien el castrismo prohibió regresar al país luego de concluir estudios en Costa Rica.