Régimen cubano tacha a Biden de "demagogo" tras anuncio de medidas

El viceministro de Relaciones Exteriores, Carlos Fernández de Cossío, dijo también que el anuncio tiene una “alta carga de lenguaje hostil”.
Carlos Fernández de Cossío
 

Reproduce este artículo

Una “alta carga de lenguaje hostil” y “demagogia” son algunas de las cualidades que observó el viceministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Carlos Fernández de Cossío, en las medidas recientemente adoptadas por la administración Biden que flexibilizan las sanciones contra la isla.

Al comparecer en el programa oficialista Mesa Redonda, el exembajador en Washington dijo que la flexibilización de la política de sanciones “no significan un levantamiento, ni siquiera un alivio del bloqueo económico”. 

“Permanecen en pie las prohibiciones de uso del dólar y las medidas para tratar de impedir el acceso del combustible a nuestro país. Más de 200 entidades cubanas siguen en la lista negra de EEUU”, precisó.

El funcionario se mostró escéptico sobre las intenciones de Washington y dijo “hay que esperar la implementación y las regulaciones para medir el alcance de lo que se anunció”.

Sobre el propósito de EE. UU. de entregar 20 000 visas a cubanos antes de fin de año, dijo que con ello Washington “no aporta ningún gesto, ninguna concesión, sino que está cumpliendo sus obligaciones conforme al Acuerdo Migratorio. Es cumplir con lo que era ya su obligación”.

Por otra parte, reveló curiosidad por saber “qué es lo que se va a implementar” bajo el anuncio de apoyo al sector privado en Cuba, un renglón del nuevo plan que a su juicio no queda claro, pero recalcó que si el propósito es “dividir” será “un fracaso”.

Las medidas, anunciadas el 16 de mayo, incluyen, entre otras, el aumento del límite permitido de remesas, el restablecimiento de vuelos chárter y regulares a provincias de la isla y el aumento del procesamiento de visas en la Embajada de EE. UU. en La Habana.

Sin embargo, han provocado reacciones adversas tanto entre los opositores al régimen cubano, políticos estadounidenses del Partido Demócrata como el Republicano e, irónicamente, el principal beneficiado: el gobierno de la isla.

Se esperaba que el Partido Republicano mostrara su desacuerdo con estas medidas. Los representantes por la Florida Marco Rubio (Senado) y María Elvira Salazar (Cámara de Representantes) las catalogaron de “error histórico”.

El congresista Mario Díaz-Balart (republicano) dijo estar “indignado” porque el actual gobierno de los Estados Unidos “haya decidido debilitar las sanciones y apoyar a la brutal dictadura cubana”.

Miembros de la sociedad civil cubana reaccionaron con críticas al anuncio y acusan al presidente Joe Biden de hacer concesiones al régimen comunista de La Habana en medio de una crisis de derechos humanos con cientos de presos políticos tras las protestas de julio de 2021.

Con el paquete de cambios en la política hacia Cuba prometidos durante su campaña, Joe Biden revierte varias de las medidas tomadas por el expresidente Donald Trump.