Régimen retira licencias a 132 transportistas privados de Sancti Spíritus
El régimen cubano retiró la licencia de operaciones a 132 transportistas privados de Sancti Spíritus por alterar las tarifas del pasaje.
Transporte de pasajeros en Cuba

Autoridades del régimen cubano en la provincia de Sancti Spíritus retiraron la licencia de operaciones a 132 transportistas privados por alterar las tarifas del pasaje aprobadas por el Gobierno Provincial o por realizar la actividad "sin el debido autorizo", publicó este lunes el periódico oficial Escambray.

El órgano del Comité Provincial del Partido Comunista de Cuba (PCC) en Sancti Spíritus también informó que los Grupos Multidisciplinarios encargados de hacer cumplir las Resoluciones 410 y 411 del 2019, sobre el trabajo de los transportistas privados, han advertido a 189 conductores y notificado a 160 por "presentar problemas con la documentación o desarrollar actividades económicas ilícitas".

Por su parte, en las últimas semanas la Dirección Provincial de Transporte de Sancti Spíritus ha radicado 27 denuncias por las vías habilitadas para "desenmascarar a los transportistas privados que incurren en el cobro excesivo del pasaje o prestan servicio de manera ilegal, a los cuales adicionalmente, les fue cancelada la Licencia de Operaciones del Transporte que poseían, según lo establece el Reglamento del Decreto Ley No.168".

Asimismo, 39 cocheros que, según Escambray, también realizaban la actividad "de forma ilegal" les fueron radicadas denuncias por actividad económica ilícita, sobre todo en los municipios de Taguasco y Cabaiguán.

Además, en la última semana la Dirección Provincial de Transporte de Sancti Spíritus detectó a seis ciudadanos que ejercían "la actividad económica ilícita" y sancionó a otros por cobrar tarifas superiores a las aprobadas.

El medio estatal pide a la población que informe a la Policía u otros órganos competentes sobre la comisión de indisciplinas e ilegalidades, para determinar los presuntos delitos y sancionar a quienes incurran en ellos.

Tanto en Sancti Spíritus como en otras provincias ―especialmente en La Habana y Villa Clara― los transportistas privados se han quejado con frecuencia por las medidas de los gobiernos locales que afectan su labor.

Asimismo, cocheros y boteros de diferentes ciudades de la Isla han expresado su inconformidad con las medidas del régimen que, al contrario de impulsar el transporte privado, ponen frenos a la actividad.

El Gobierno cubano ha preferido frecuentemente restringir el sector de los transportistas privados aunque el país cuenta con uno de los parques automotrices más envejecidos de toda América Latina. Las dificultades del transporte siguen siendo uno de los grandes problemas que afectan a los cubanos en la actualidad.