Luego de arrebatarlo de su hogar, régimen retiene a Luis Manuel Otero en el Calixto García

Los testimonios y denuncias fueron confirmados por el oficialismo cubano: Luis Manuel Otero fue sacado en horas de la madrugada de su domicilio y trasladado a recibir atención médica luego de cerca de ocho días en huelga de hambre y sed
Régimen retiene a LMOA en el Calixto García
 

Reproduce este artículo

Los testimonios y denuncias de activistas y vecinos fueron confirmados por el oficialismo cubano: Luis Manuel Otero fue sacado en horas de la madrugada de este domingo de su domicilio y trasladado a recibir atención médica luego de cerca de ocho días en huelga de hambre y sed.

Una nota divulgada por la Dirección Provincial de Salud de La Habana informa que el artivista está siendo atendido en el hospital Calixto García, mantiene una evolución estable y ha sido cooperativo con el personal de salud que lo atiende.

“En horas del amanecer del día 2 de mayo, 2021, se recibe en el Centro de Urgencias del Hospital Universitario ‘General Calixto García’ al ciudadano Luis Manuel Otero Alcántara, con un diagnóstico de inanición voluntaria referida, quien arribó en transporte sanitario, en estado consciente, y deambulando sin dificultad”, relata la nota, que omite mencionar los motivos de la inanición y cómo fue exactamente retirado el paciente de su hogar.

La comunicación oficial agrega:

Al examen físico no se constatan signos de desnutrición, con presencia de parámetros clínicos y bioquímicos normales. Como establece el protocolo de atención médica para COVID-19, se le realizó test de antígeno, con resultado negativo, y se tomaron muestras de PCR, pendiente de resultado. 

Desde su arribo a la institución, y durante todo el proceso se ha mantenido cooperativo con el personal de salud que lo atiende. En estos momentos, el paciente mantiene una evolución estable. Se continúan las acciones médicas correspondientes por el colectivo de especialistas. Se mantiene en observación a partir de los motivos referidos que lo hicieron arribar a la institución.

Firmada por la dirección del Hospital Universitario “General Calixto García”, la nota es omisa en muchos detalles, como la voluntad inicial de Otero Alcántara de recibir o no atención médica.

En una especie de malabarismo verbal, pretende hacer ver que el huelguista, presuntamente paciente por la fuerza, está agradecido de estar allí y acudió sin síntomas coherentes con el tiempo de su inanición.

Testimonios llegados a ADN Cuba desde el Calixto García dan cuenta de que el hospital está lleno de agentes de la Seguridad del Estado vestidos de civil y de que a Otero Alcántara lo tienen en una sala cerrada de la unidad de Quemados.

No lo entraron por el cuerpo de guardia para evitar llamar la atención y la vigilancia en el operativo desplegado a todas luces está encaminada a impedir concentraciones de personas que quieran ver o interesarse por el activista. 

El anuncio de la institución médica ha motivado numerosas reacciones de amigos y simpatizantes de la causa de Otero Alcántara, que exigen imágenes o pruebas de su estado e integridad, al tiempo que critican el allanamiento de su domicilio, los juegos retóricos de la comunicación oficial para desacreditarlo y la desestimación de las demandas de su huelga.

El artista pide el fin del cerco policial al que es sometido en su casa, que impide su libre movimiento, y la devolución de las obras que le fueron ocupadas o una indemnización por las mismas. También el respeto a sus derechos civiles y artísticos, vulnerados una y otra vez por un régimen que no tolera el arte libre ni el activismo independiente y la disidencia.