Muere en la cárcel un hombre condenado por matar a un amigo en la secundaria

El hombre que cumplía cadena perpetua por matar a un compañero de clases en la escuela murió en la cárcel
Michael Hernández tenía 14 cuando mató a un compañero
 

Reproduce este artículo

Michael Hernández, quien fue sentenciado a cadena perpetua por matar a un compañero de clases en la secundaria a los 14 años, murió en la cárcel.

Hernández era un menor cuando apuñaló y mató Jaime Gough en un baño de la escuela secundaria Southwood.

El horroroso crimen sucedió en el 2004, cuando el asesino atrajo a la víctima a un baño y lo apuñaló más de 40 veces para luego degollarlo.

Hernández le contó a la policía que luego guardó el cuchillo en un compartimiento oculto de su mochila y se dirigió a la clase.

Fue declarado culpable de asesinato en primer grado en 2008 y fue condenado a cadena perpetua.

Para el día de hoy, Gough habría tenido 32 años si estuviera vivo.

George y Aura Alvarado, una pareja que también tenía sus hijos inscritos en Southwood Middle con Hernández y Goungh comentó que el asesinato fue un acto impresionante.

“Lo recuerdo como si fuera hoy, la conmoción”, dijo Aura. “Todos estaban preocupados y tristes de que algo así sucediera en la escuela”.

En el 2006, Hernández fue re-sentenciado cuando la Corte Suprema prohibió la cadena perpetua para menores condenados por asesinato.

Pero luego de una investigación y de repasar los escalofriantes detalles del caso, el juez evidenció el interés del joven por cosas como los asesinos en serie y fue enviado de nuevo a prisión de por vida.

Los registros muestran que murió el jueves 29 de abril a los 31 años en la Institución Correccional de Columbia cerca de Jacksonville.

Hasta los momentos no se han dado a conocer más detalles sobre su muerte.