Régimen cubano pide paciencia al pueblo, mientras aumenta la escasez y el descontento

Mientras la cúpula del castrismo se da la buena vida, y demanda del pueblo más sacrifico, apoyo y paciencia, este último continua llevando la peor parte, con hambre y escasez de todo tipo
Las neveras y estantes de muchas de las tiendas de Cuba están vacías. Foto tomada de BBC/El Estornudo
 

Reproduce este artículo

La crisis por la que atraviesa Cuba desde hace años parece estar muy lejos de desaparecer, principalmente por la incapacidad del régimen de los Castro, y por su empeño en mantener el control sobre cada aspecto de la vida de los cubanos, aun así, pero amparados en el aparato represivo, sus dirigentes continúan pidiéndole al pueblo que tengan paciencia, como si con palabras el hambre desapareciera.

Este 12 de diciembre la agencia estatal Prensa Latina, se hizo eco de un reciente encuentro que desarrolló el presidente "puesto a dedo" Miguel Díaz-Canel, con autoridades de La Habana "tras dos jornadas de visita gubernamental por el territorio".

"El venidero 2021 será un año de retos para Cuba, una etapa de superación, perfeccionamiento, diálogo y continuidad en consonancia con las transformaciones que avanzan hoy en el país", afirmó Díaz-Canel, sin salirse ni un milímetro del discurso que por casi 62 años ha mantenido el castrismo, tiempo en que el país en lugar de avanzar, ha retrocedido en muchos aspectos hacia un escenario similar al de la época colonial, o peor aún.

Según expresó Díaz-Canel, "en medio de estos complejos cambios, la nación demanda de esfuerzo y unidad", pero hay que explicar, que cuando dice nación, se está refiriendo a la sumisión del pueblo cubano ante la autoridad castrista, algo que cada día disminuye más, porque en realidad lo único que necesita Cuba, es el fin de la dictadura, y avanzar hacia un modelo de país, "con todos y para el bien de todos", como soñara José Martí.  

Demostrando que es toda una "lumbrera", el presidente designado afirmó, que "a la luz de los días, podemos decir que el 2020 ha sido un año duro, que nos puso a prueba", y agregó: "un año de resistencia pero que propició la solidaridad y la unidad", palabras que demuestran la negativa del régimen de aceptar ante la opinión pública, el contexto por el que atraviesa el país.

Aun así Canel dijo, con difamaciones mediante, que el panorama actual resulta complejo y más agresivo que nunca"No podemos ser ingenuos al conocer la existencia de un enjambre anexionista queriendo que la Revolución se venga abajo, que trata de sacar partido personal a todo lo que pasa, porque hay mucho dinero y asesoría desde el norte brutal", aseguró en sus habituales balbuceos. 

Tengamos en cuenta que en el discurso del castrismo todo el que quiera y trabaje para que Cuba sea un país libre, es acusado, cuando menos, de ser mercenario al servicio del gobierno estadounidense. Es muy fácil imaginarse a todo el pueblo levantado contra la dictadura de los Castro, y que aun así sus voceros continúen insistiendo, hasta el final, en que ese pueblo no es más que un grupúsculo de anexionistas.

Por ahora, mientras la cúpula del castrismos se da la buena vida, y demanda del pueblo más sacrifico, apoyo y paciencia, este último continúa llevando la peor parte, con hambre y escasez de todo tipo.