Régimen cubano oferta hoteles para cubanos en divisas

Aunque los cubanos también podrán pagar en moneda nacional, quienes puedan hacerlo desde el exterior, en dólares o cualquier otra divisa, recibirán un descuento.
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano abrirá varios hoteles en distintas provincias del país al público cubano en MLC, según informó la prensa estatal el 9 de mayo.

Aunque los cubanos también podrán pagar en moneda nacional, quienes puedan hacerlo desde el exterior, en dólares o cualquier otra divisa, recibirán un descuento, aclararon directivos de la empresa Cubanacán.

“Estamos preparando un descuento del 5% en todos los burós de venta en el país para los clientes que compren hasta el 30 de junio, para disfrutar a partir del 1 de julio, y que se combinaría con otro 5% para quienes compren cinco o noches o más de estancia”, aseguró Niurka Pérez, vicepresidenta del grupo Cubanacán.

Existe además la posibilidad de reservar en línea a través del sitio del grupo hotelero con pagos realizados desde el exterior, agrega la información de la televisión cubana.

El gobierno cubano autorizó la compra, importación y otros servicios en moneda libremente convertible como medio de recaudación de divisas, debido a la crisis económica del país.

La medida comenzó con las llamadas “tiendas MLC —que ofertan productos de primera necesidad, como alimentos— y continuó con la posibilidad de importar o exportar a través de agencias del estado.

Ha sido criticada duramente por muchos cubanos, quienes no reciben remesas del extranjero, por lo que no pueden comprar en ellas. La voz popular la calificó de “apartheid económico”.

El Gobierno declaró que las tiendas eran una medida provisional. Sin embargo, no han dejado de abrirse nuevos establecimientos y se han ido agregando más artículos y servicios a esta forma de pago. 

Los reclamos, críticas y manifestaciones de indisposición no cesan, lo mismo en redes sociales que en las calles, por cubanos que se ven impedidos de acceder a estos servicios.

El turismo tampoco se ha salvado de la crisis. Con la pandemia y el descenso del ya de por sí escaso poder adquisitivo de los cubanos, los hoteles se vaciaron y cayó el número de viajeros internacionales.

El Gobierno ha aprovechado el receso para renovar algunos hoteles, pero la afluencia de público es indispensables, pues la industria turística es una de las principales fuentes de ingreso del país caribeño.