Régimen cubano niega repatriación de las cenizas del joven ahogado en Río Bravo

El gobierno cubano negó la repatriación de las cenizas de Carlos J. Tomás Reyes, de 23 años, quien se ahogó el pasado 24 de junio en el Río Bravo, intentando llegar a nado hasta suelo estadounidense
Carlos J. Tomás Reyes junto a familiares
 

Reproduce este artículo

El joven cubano de 23 años, Carlos Jorge Tomás Reyes, murió el pasado miércoles 24 de junio, tratando de cruzar a nado la frontera natural del Río Bravo (Río Grande) para intentar llegar a los Estados Unidos. Al conocer la lamentable noticia de su fallecimiento, sus familiares pidieron al gobierno de Cuba repatriar sus cenizas, pero la petición fue negada por las autoridades del régimen.

Por ello, Yoannis Márquez, prima del joven ahogado, radicada en Miami, abrió una petición de firmas en la plataforma digital Change.org, pidiendo al gobierno de EE.UU. que le otorgue una visa humanitaria al hermano de Carlos J, Luis Carlos Tomás Reyes, quien se encuentra solo en México, para que pueda entrar al país con los restos del fallecido y poder darles sepultura en un lugar donde reside una parte de la familia.

“El gobierno cubano ha negado nuestra solicitud de un Permiso de Entrada a la Isla, declarando que `solo permiten a los cubanos que están varados después de la COVID-19´, rechazaron las súplicas para que un NACIONAL CUBANO ingrese a su HOMECOUNTRY, para llevar las cenizas de su hermano a su madre, en Cuba. Sabemos que este gobierno opresivo (Cuba) no se preocupa por su gente, por eso le pedimos al gobierno de los Estados Unidos, incluso al presidente, Donald Trump si es necesario, que escuche nuestra súplica y nos permita estar juntos en el duelo con Luis Carlos varado en México solo”, refirió Yoannis Márquez.

“Mi primo trató de cruzar el Río Bravo después de más de un año esperando ser admitido en los Estados Unidos (…) intentó cruzar el río el miércoles 24 de junio alrededor de las 3:00 a.m. Desafortunadamente, no lo logró y murió tratando de alcanzar sus metas y sueños. Durante cinco días hicimos todo a nuestro alcance para encontrarlo. Desafortunadamente, lo hallaron muerto, en tal estado que su cuerpo no pudo ser preservado y enterrado, necesita ser incinerado. Fue encontrado río abajo, en un área donde incluso la policía mexicana de Reynosa tenía miedo de entrar para recuperar su cuerpo, esperaron hasta la mañana del día siguiente, lunes 29 de junio”, narró.

Agregó además que la mamá de Carlos J, “Yomaris Reyes y nuestra abuela, que lo crió como un hijo, Bertha Almaguer, están desesperadas y sin consuelo después de enterarse de la noticia. (…) Su hermano, Luis Carlos Tomás Reyes, está solo en México, lidiando con la pérdida y con nadie que lo ayude o lo apoye emocionalmente. (…) La familia pide ayuda a los gobiernos estadounidense, cubano y mexicano”.

Muchas personas han muerto tratando de cruzar el "Río Bravo / Río Grande" de México a los Estados Unidos. Después del final de la "política de Pies mojados, Pies secos" el 12 de enero de 2017, disímiles cubanos han sido impulsados por el opresivo régimen cubano a arriesgar sus vidas para lograr su propósito de llegar al país que concentra el mayor número de emigrados de la isla.