Hallado sin vida el cuerpo de joven cubano que intentó cruzar a nado el río Grande
La familia del joven identificó el cuerpo. La historia de Carlos Jorge es una de esas en las que, lamentablemente, huir de Cuba y perseguir el sueño americano puede conllevar a la muerte
Carlos Jorge
 

Reproduce este artículo

La historia de la emigración cubana tras 1959 está repleta de historias felices, de personas que logran escapar del régimen y tener una vida digna y plena en otros países, pero también de otras trágicas en las que algunos llegan y fracasan, o hasta pierden la vida en su empeño de llegar al destino final, mayormente Estados Unidos, por cualquier vía posible.

Ese fue el caso de Carlos Jorge, quien a sus 23 años decidió cruzar a nado el río Grande desde México para llegar a suelo estadounidense en la madrugada del miércoles 24 de junio, pero cuya muerte, tras días de estar desaparecido, fue confirmada este lunes.

Su hermano Luis Carlos Tomás Reyes se negaba a creer que había muerto. Los dos amigos con los que Carlos Jorge se lanzó al agua lograron llegar, por lo que prefería creer que estaba retenido en inmigración de Estados Unidos

“Esa gente incomunican”, dijo preocupado Luis Carlos a Telemundo. “Aquí están los otros dos muchachos que se lanzaron con él. Ellos dicen que se tiraron y dieron dos brazadas y se dieron cuenta de que iba a estar difícil porque no adelantaban”, explicó.

Carlos Jorge y dos amigos se lanzaron al Río Grande por la zona fronteriza de Reynosa, en México, el referido día. Sin embargo, nada se sabe de él hasta este lunes, cuando la propia familia identificó el cuerpo y confirmó su muerte. 

“Yo me di cuenta (que se ahogaba) porque yo veía que el nadaba y nadaba y estaba en el mismo lugar y no pedía ayuda”, relató Mario Antonio García, uno de los dos amigos que logró cruzar, a Telemundo.

Alex, el tercero de los aventureros que perseguían un sueño, llegó primero a la orilla del lado estadounidense y, según dijo, volvió al río para salvarlo. "Yo salí nadando de nuevo, me volví a meter en el río para tratar de alcanzarlo y me hundí a ver si tocaba el fondo, para ver qué tan lejos estábamos de la orilla y le decía: Jorge aguanta”.

Pero el rescate fue fallido. Después de varios días ya se conoce el trágico final de Carlos Jorge. Las probabilidades de que siguiera con vida eran cada vez menores y terminó sucediendo lo que muchos temían.

Yoannis Márquez, su prima, había declarado también a la referida televisora que “él se desesperó porque tenía corte y con el lío del coronavirus se la fueron posponiendo y a lo mejor el veía que alguna gente se tiraba y llegaban y entonces pensó: lo voy a hacer, voy a intentarlo”.

Los familiares del joven cubano en Cuba y Miami han estado desconsolados. Tenían esperanzas de que apareciera con vida. “Él puede hacer lo que sea, Dios puede hacer lo que sea”, decían, pero cada día que pasaba la esperanza, con crueldad objetiva, se desvanecía y apuntaba a terminar siendo una de esas historias trágicas, como finalmente sucedió.