Omara Ruiz y Roberto Quiñones reciben medalla del exilio

La Orden Calixto García por la Libertad y el Valor es el reconocimiento más alto que otorga la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba.
Premiación-FDHC-Cubanet.jpg
 

Reproduce este artículo

La opositora cubana Omara Ruiz Urquiola y el periodista independiente Roberto de Jesús Quiñones recibieron este lunes la Orden Calixto García por la Libertad, que otorga la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FDHC), con sede en Miami.

La orden “es un reconocimiento a los lazos que han permanecido entre nosotros, los de adentro, y los que no están en Cuba”, declaró Urquiola durante la ceremonia en la sede de la FDCH, en Coral Glabes, según reporta CubaNet.

Quiñones Haces aseguró que recibir el reconocimiento “en un lugar donde ha habido hombres que estuvieron presos 20 o 25 y no claudicaron” lo llenaba de “honor”. 

Ruiz Urquiola, exprofesora del Instituto Superior de Diseño de Cuba, fue expulsada de su centro de trabajo por sus ideas políticas, mientras que Quiñones fue condenado a un año de prisión y encarcelado el 11 de septiembre de 2019 por los supuestos delitos de “resistencia y desobediencia”.

La Orden Calixto García por la Libertad y el Valor es “el más alto distintivo que otorga la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba” y reconoce “la contribución de cubanos y extranjeros a la causa de la libertad, la democracia y los derechos humanos en la Isla”, según Juan Antonio Blanco, director ejecutivo de la FHRC.

En la ceremonia también estuvo presente la historiadora de arte y curadora Anamely Ramos, una de las activistas acuarteladas en la sede del Movimiento San Isidro (MSI) en noviembre de 2019.

Entrevistada por CubaNet, Ramos apoyó la Marcha Cívica por el Cambio convocada para el 15 de noviembre y dijo que Cuba se encontraba en un punto de “no retorno” debido a la acumulación de descontento en la isla.

Ruiz Urquiola dijo, por su parte, que varias generaciones de cubanos habían salido a las calles como nunca antes en la historia del régimen, mientras que Quiñones recordó que el Gobierno podría encarcelar a los organizadores de la marcha.

Convocada por el grupo Archipiélago, la Marcha Cívica está programada para el 15 de noviembre, aunque el régimen la catalogó de “ilegal e ilegítima” y amenaza a los miembros de Archipiélago con la cárcel para evitar que salgan a las calles.

*Foto: CubaNet