Régimen cubano apela a “vergüenza” de trabajadores para salvar industria azucarera

“Para salvar la industria hay que recabar de la vergüenza de los colectivos”, dijo el viceprimer ministro Jorge Luis Tapia Fonseca sobre la inminente zafra, de amargo pronóstico
Fotomontaje de viceprimer ministro Jorge Luis Tapia y trabajador azucarero
 

Reproduce este artículo

El régimen de Cuba cuenta con “la vergüenza” de los trabajadores de la industria azucarera para elevar los resultados productivos en la zafra 2021-2022, que iniciará el próximo diciembre y sobre la que pesa un sombrío pronóstico.

“Nos vamos a crecer este año, porque para salvar la industria hay que recabar de la vergüenza de los colectivos azucareros”, dijo el viceprimer ministro Jorge Luis Tapia Fonseca en la Estación Experimental Provincial de la Caña de Azúcar, en el municipio Jovellanos.

Tapia se reunió el martes 23 de noviembre con dirigentes y productores del sector en la provincia de Matanzas, donde insistió en que “hay que pagarle más a quienes producen”, según informó la página del Grupo AZCUBA, monopolio estatal del azúcar.

El alto funcionario, que recorre el país de oriente a occidente para supervisar los preparativos de la molienda, cree que “lo más importante es hablar con los trabajadores azucareros sobre las difíciles condiciones en que el país realizará esta zafra”.

En Matanzas comienzan a incumplir antes del inicio. El ingeniero Jorge Santana Hernández, director general de la empresa agroindustrial azucarera "Mario Muñoz", del municipio Los Arabos, explicó que marchan con un 6% de atraso en la reparación de la zafra, aunque esperan iniciar la producción el 20 de diciembre.

En esta zafra la diferencia la pondrá el hombre, con motivación y compromiso para dar una respuesta positiva, a pesar de las dificultades materiales”, sentenció Santana Hernández.

En Matanzas trabajarán los centrales "Jesús Rabí" y "Mario Muñoz", donde se prevé moler 922 432 toneladas de caña, y producir 77 898 toneladas de azúcar.

La cercana provincia de Cienfuegos comenzará la zafra el 5 de diciembre, con el central “14 de Julio”. Se unirán los ingenios “Ciudad Caracas”, de Lajas, y “Antonio Sánchez”, de Aguada de Pasajeros.

Según AZCUBA, durante el período de reparaciones sufrieron “la presión de enormes limitaciones de piezas de repuesto, insumos y otros recursos materiales”, en medio de los peores meses de la pandemia de COVID-19.

Pero “los colectivos laborales para salir airosos del enorme reto sacaron a flote sus principales reservas morales: vergüenza, laboriosidad y arraigo a las tradiciones e historia del sector”, asegura la empresa estatal.

 

Futuro amargo

A pesar de la arenga de los funcionarios del régimen cubano, la próxima zafra podría ser incluso peor que la anterior. En el 2021, de acuerdo con cifras oficiales, la industria nacional tocó fondo al producir poco más 800 000 toneladas sin refinar, la más baja desde 1908.

“La industria más o menos se ha derrumbado. La situación es peor este año que el pasado y tomará tiempo revertirla”, dijo un experto local a la agencia de noticias Reuters, bajo condición de anonimato. Advirtió que Cuba podría quedar por debajo de la producción anterior, en la zafra que comenzará en diciembre.

El monopolio AZCUBA dijo haber transformado 56 centrales azucareros en empresas separadas, e incorporó plantaciones locales, para intentar revertir el colapso definitivo de la industria. Esperan que las medidas permitan fijar los salarios de los trabajadores y de los precios de la caña que se compra a cooperativas y campesinos, manteniendo la empresa estatal el control del 80% de los ingresos de exportación.

Pero en territorios como Sancti Spíritus, no hay caña suficiente para moler. “Del área que debía ser cubierta por el cultivo en la provincia, un 45% se reporta vacía”, informó Escambray, periódico del Partido Comunista local.

Para revertir la situación, el especialista consultado por Reuters recomendó más que la “vergüenza” que piden los funcionarios comunistas a los trabajadores. “Tendrán que ir más allá con las reformas, atraer inversión extranjera o desviar dinero de otros sectores, como el turismo”, dijo.

 

Portada: Fotomontaje con imágenes de ACN y AP