Régimen amenaza a cubanos para impedir la marcha del 15N

El gobierno cubano utiliza todo tipo de métodos para evitar la Marcha Cívica por el cambio: intimidación, chantajes, descalificaciones en la prensa, multas y encarcelamientos.
Marcha-15N.jpg
 

Reproduce este artículo

El cubano Osmel González Darlington fue citado este 4 de noviembre por su apoyo a la Marcha Cívica del 15 de noviembre, como parte de las acciones de intimidación del gobierno cubano para evitar que ocurra.

“Tres oficiales se personaron en la puerta de mi casa a la 1:30 p. m. y luego 6:30 p. m. Lo llaman entrevista, pero sabemos que no lo es. No me sorprende. Desde que firmé la carta de apoyo y convocatoria a la Marcha Cívica por el Cambio asumí esta posibilidad”, escribió González Darlington en Facebook.

“Es la segunda vez que me citan luego del 12 de noviembre de 2020 donde por unas dos horas y media otro oficial intentó reclutarme. Esto sólo lo supieron gente muy cercana a mí. Ello no me impidió y sí me motivó a estar el 27N frente al Ministerio de Cultura en lo que fue un rotundo y hermoso ejercicio de civismo y cubanía, rodeado de parte de lo más luminoso del futuro de Cuba. Y por esa luz y ese futuro apuesto”, agregó.

Otra de las personas amenazadas este jueves fue el cubano Pablo Enrique, quien mostró en sus redes sociales la imagen de una citación para ser interrogado en la Unidad Policial de La Lisa, municipio de La Habana.

“Estaban presentes el coronel Mario y el capitán que me citó. Me impusieron una multa de 2000 pesos, me rompieron mi móvil metiéndolo en agua y muchísimas amenazas por el 15 de noviembre”, escribió en Twitter.

Desde octubre, las autoridades cubanas comenzaron a imponer sanciones a personas encarceladas tras el levantamiento popular del verano, con penas que oscilan entre pocos meses y 20 años de cárcel.

El 12 de octubre el régimen declaró ilícita la marcha. Los organizadores en cada territorio fueron informados de la negación a través de las intendencias de sus localidades.

El 21 de octubre la Fiscalía General de la República amenazó a los promotores de la marcha del 15N, organizados en el grupo contestatario Archipiélago, con procesarlos por “instigar a delinquir” y otros delitos.

Archipiélago, una asociación de ciudadanos que surgió a raíz de las protestas de julio, decidió adelantar la manifestación planificada inicialmente para el 20 de ese mes, a raíz de la decisión del régimen de nombrar el 20 de noviembre como “Día de la Defensa Nacional” y movilizar tropas militares y paramilitares desde el 18.