Familia holguinera con rara enfermedad recibe tratamiento tras denuncias en redes

La prensa oficialista dio a conocer que Daniuska Barrero y sus hijas son tratadas en el Hospital Pediátrico de Holguín luego de un año sin atención médica.
 

Reproduce este artículo

Una familia holguinera, que padece una rara enfermedad en la piel, está siendo atendida por el sistema de salud cubano luego de que internautas y medios independientes denunciaran su abandono.

En un reportaje de la televisión estatal, Daniuska Borrero, quien padece la enfermedad de Darier-White, aseguró que recibe tratamiento desde pequeña, aunque un especialista del Hospital Pediátrico de Holguín comentó que ella y su familia llevaban un año sin atención médica.

“Estas lesiones prácticamente desaparecieron en 48 horas luego de ser ingresadas. En estos momentos las niñas se encuentran cumpliendo tratamiento, con todos los medicamentos necesarios en nuestras manos”, declaró el doctor entrevistado por el sistema informativo de la televisión cubana.

“Mi opinión es que al final lo más importante es que la familia se está recuperando. Sin necesidad de ensalzar a nadie por lo que se debió hacer en el momento adecuado, ni de hundir en el lodo a quien olvidó realizar su labor en tiempo y forma”, declaró el doctor Alexander Pupo Casas, quien denunció la desatención de la familia Borrero.

“De no haber sido publicado y viralizado en las redes sociales este caso, quizás la suerte de esta familia sería otra el día de hoy”, agregó el médico.

La denuncia de Pupo, el 21 de septiembre, aseguraba que Daniuska y sus hijas, con residencia en Esterito, localidad del municipio Banes, necesitaban retinoides, emolientes, antibióticos tópicos y orales y antifúngicos para tratar su enfermedad.

El padecimiento de la familia, la enfermedad de Darier-White, es enfermedad poco conocida y no tiene cura, pero con los tratamientos adecuados mejora la calidad de vida del paciente.

La enfermedad presenta los primeros síntomas en la pubertad. Las lesiones cutáneas pueden infectarse, ser malolientes y provocar malestar grave. Pueden agravarse por la exposición al sol, el calor, la sudoración, la fricción y las infecciones. 

El sitio especializado Orphanet señala que los enfermos deben evitar el sol y el calor, una indicación difícil de seguir en la isla por sus condiciones climáticas.