"Quienes atribuyen crisis a incompetencia del gobierno cubano son cómplices de EE.UU", dice Bruno Rodríguez

Para el dirigente, no se puede responsabilizar en lo más mínimo al gobierno cubano de la grave crisis
 

Reproduce este artículo

El canciller del régimen, Bruno Rodríguez Parrilla, realizó esta mañana una conferencia de prensa sobre el embargo estadounidense contra Cuba y la crisis que enfrenta el país.

Para el dirigente, no se puede responsabilizar en lo más mínimo al gobierno cubano de la grave crisis.

"Quienes atribuyen los problemas de la economía cubana a la incompetencia de nuestro gobierno o a la ineficacia, a la larga terminan con una posición de ingenuidad y complicidad con el gobierno de Estados Unidos", aseguró.

Esta constituye una antesala de las declaraciones que dará el ministro en la ONU los próximos 6 y 7 de octubre, en la Asamblea General.

"El bloqueo constituye una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos de los cubanos, de dentro y de fuera y contra los propios ciudadanos estadounidense. Constituye un acto sostenido contra el pueblo de Cuba. Es una violación de la soberanía de los Estados y del derecho internacional. Algunos de sus aspectos violan incluso la legislación internacional que regula situaciones de guerra y conflicto armado", agregó.

 

 

 

Rodríguez alegó que los recientes casos de diplomáticos estadounidenses y canadienses que se han ido de Cuba por problemas de salud, se trata de "ciencia ficción".

Asimismo, ante la consulta de EFE sobre medidas que tomarían ante la expulsión de dos diplomáticos cubanos de Estados Unidos, dijo que "Cuba dará los pasos necesarios para responder a esta acción hostil, e injustificada".

 

 

 

 

El gobierno de EE.UU pidió este jueves a dos miembros de la misión cubana ante la ONU que abandonaran el país por haberse "involucrado en actividades dañinas para la seguridad nacional estadounidense", refiere una mensaje de Twitter de Morgan Ortagus, portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos.

El gobierno norteamericano también limitó "los movimientos del resto de la misión cubana ante la ONU", indica la nota, por lo que desde ahora todos los miembros de la Misión Permanente de Cuba ante la ONU "solo podrán moverse por la isla de Manhattan" (Nueva York).