"Represores": Cubano prefiere botar yogur que entregárselo a la policía

"Estoy rejodido, me tienen loco en este país", se le oye decir al hombre frente a los policías del régimen
 

Reproduce este artículo

Un hombre en Mayarí, Holguín, al oriente de Cuba, prefirió botar varios galones de yogur a la calle antes de entregárselo a la policía que amenazaba con quitárselos, según muestra un video que circula en redes sociales.

"Estoy rejodido me tienen loco en este país" o "Represores que son chico", fueron algunas de las reacciones del hombre ante varios agentes del régimen que lo detuvieron en plena avenida. Algunas de las personas que lo filmaban estaban de acuerdo con el joven aunque le pedían, ante la necesidad que se vive en la isla que no derramara el yogur.

"Yo lo voy a botar. Me duele esto. Esto me duele hacerlo, pero lo voy a botar. Filmen si quieren. ¡Estoy rejodío! ¡Lo que tengo que hacer es irme de esta mierda, chico!", gritaba el cubano mientras abría los galones y los botaba uno a uno.

“Me duele, esto me duele a mí porque hay gente que esta noche no va a comer (…) me duele, pero esto no va para los jefes de ustedes”, seguía diciendo el cubano indignado.

“Filmen para que vean lo que hacen los comunistas estos, por causa de ellos estamos como estamos, en el piso”, concluía el joven mientras la policía lo custodiaba rumbo a la estación.

Desde el grupo de Facebook de “Revolico- Mayarí se vende todo” compartieron el clip bajo la leyenda de: “Mayarí Holguín, esquina del impulso, los descarados esto le querían decomisar al muchacho el yogur y el muchacho lo prefirió botar antes de dárselo, este es el verdadero bloqueo”.

“Que hp de puta son esos, oprimiendo a un pueblo con hambre será que no piensan que no tienen familia eso no es normal estoy seguro de que esos hp no tienen ni jabón”, “Eso es un abuso ya, ellos no sabe saben si ese hombre tiene hijos chiquitos, que policía más corrupta” o “Qué pena da esto por dios, que impotencia ver esto”, fueron algunos de los comentarios que le dejaron al post en dicho grupo.

No obstante el hecho ocurrió sin que ninguno de los vecinos apoyara públicamente al hombre, que seguramente, como sucede en la isla, además de vender el yogur también lo fabricaba de forma casera. Aunque gracias a estos, el mundo conoce otro atropello de la policía represora del régimen contra el “cubano de a pie”.

Por supuesto que no es la primera vez que la policía arremete contra la población más pobre del país. En marzo pasado también en Holguín, un joven de 25 años, que vendía productos en carretillas, se ahorcó, presuntamente, porque no podía pagar una multa de 5 mil pesos cubanos.

“Este joven se vio acorralado, en medio del hambre y la vida de perros que estamos llevando, y no vio otra salida, que la de quitarse la vida. Era huérfano de madre y padre”, denunciaba en ese momento la Red Femenina de Cuba.