Policías golpean y arrestan a habaneros víctimas de un derrumbe
Vecinos de Centro Habana en la capital cubana, residentes de un inmueble de tres pisos ubicado en la calle Lucena que se desplomó el pasado 14 de octubre, fueron arrestados con violencia, luego de una intervención policial
Policías del régimen cubano. Foto: 14ymedio
 

Reproduce este artículo

Vecinos de Centro Habana en la capital cubana, residentes de un inmueble de tres pisos ubicado en la calle Lucena que se desplomó el pasado 14 de octubre, fueron arrestados con violencia, luego de una intervención policial, según reportó 14ymedio.

El citado medio indicó que el despliegue de los uniformados en este barrio habanero ocurrió a partir de una reunión entre un funcionario oficial y los vecinos del derrumbe.

"El funcionario vino con muchos policías y algunos estaban agresivos desde el principio. Uno de ellos se paró delante de un joven que no había hecho nada y le dijo con tremenda grosería que le estaba mirando la cara y que lo veía un poco alterado, pero en realidad el muchacho ni se había movido del lugar", advirtió una vecina.

"Aquí repartieron golpes por todos lados, hasta las mujeres cogieron golpe", dijo una jubilada a 14ymedio. "Nadie me lo cuenta, que yo lo vi", subrayó la señora.

De acuerdo a la información ofrecida por una de las damnificadas a 14ymedio: "Después de un mes desde que se cayó el edificio, nos avisaron que un funcionario del Partido quería reunirse con nosotros en la escuela primaria que está al doblar, en la calle San Miguel (…)"Habíamos estado exigiendo una respuesta porque aquí hay gente que lleva semanas en la calle bajo lluvia, sol y sereno".

Detalló la entrevistada que “los jefes no dieron la cara, sino que mandaron a un mensajero cualquiera para convencernos de que nos vayamos de aquí y que no sigamos exigiendo ni protestando porque ninguna institución nos ayuda, pero aquí la gente no se va a callar porque lo que estamos viviendo ya no puede ser peor. Parte de la pandemia y hasta una tormenta tropical las hemos pasado aquí".

Según el reporte de 14ymedio, desde que el inmueble de la calle Lucena se desplomó a mediados de octubre, los habitantes han pasado días y noches “en la calle, a la intemperie y rodeados por un fuerte operativo policial”. Inicialmente los agentes castristas no permitían el paso de personas que “no tuvieran en su carné de identidad la dirección de la cuadra”.

En el encuentro de este sábado 14 de noviembre con el funcionario del régimen, que no ha sido identificado, los damnificados solo recibieron justificaciones y ninguna respuesta concreta. Los vecinos continuaron solicitando poder acceder a casas o locales estatales deshabitados y exigieron acciones concretas que beneficien a las familias con niños pequeños.

En tanto, otro jubilado que también perdió todas sus pertenencias señaló: "No nos van a dar nada, con tantos instituciones y locales estatales vacíos que hay en esta ciudad o que apenas se usan. Por aquí mismo hay varios espacios dedicados a los CDR o a los núcleos del Partido, tiendas y cines cerrados o empresas que no producen nada que al menos tienen su techo, pero ellos prefieren que estén así antes de dárselos al pueblo".

"Mi hermano no se mete con nadie, es un muchacho bueno, pero esta mañana desde que el funcionario comenzó a hablar y nosotros a decirle nuestras preocupaciones, se veía que la policía estaba con ganas de dar un escarmiento, se les veía con ganas de dar golpe", dijo la hermana de uno de los detenidos.

"Ya hace una semana algunos de nosotros fuimos a hablar con un funcionario del Instituto Nacional de Vivienda, pero lo que hizo fue regañarnos por haber dado testimonio a los periodistas independientes y por quedarnos acampando frente a nuestro edificio”, añadió. 

La mujer, que por temor a más represalias pidió a 14ymedio permanecer en el anonimato, dijo además que “ni los policías que deben vigilar el lugar para evitar que nos roben nuestras pertenencias han hecho bien su trabajo, aquí todo el mundo se ha lavado las manos con nosotros”.

La crítica situación del fondo habitacional en Cuba se agrava por el incremento de los derrumbes en edificaciones en mal estado producto de décadas sin mantenimiento ni reparaciones. La esperanza de recuperar esas viviendas es casi nula, afirman sus residentes ante la falta de recursos y ayuda estatal para emprender la obra.

La falta de materiales de construcción agudiza la crisis de la vivienda en la nación, así lo informaron en entrevista con Radio Televisión Martí constructores independientes y damnificados.

“Los derrumbes... con qué los van a arreglar si no hay materiales, no aparece nada para trabajar, todo el mundo esta parado. Todos los materiales los tiene la corporación de Unidades de Construcciones Militares (UCM), para hacer hoteles, no para el pueblo”, destacó Francisco Díaz, quien trabaja en una cooperativa independiente de la construcción.

“No hay materiales, no están atendiendo a la gente como deben hacerlo. Un saco de cemento está en 35 pesos y un bloque hecho por la fábrica del estado vale 25 pesos. Es difícil en Cuba comerse un plato de comida y hacer una casa”, apuntó.