Policía uruguaya rescata a cubanos secuestrados por traficantes

Fueron víctimas de coyotes que se hacían pasar por una ONG de ayuda a migrantes. En el operativo también fueron liberados dos venezolanos.
Cuabnos-uruguay
 

Reproduce este artículo

La policía de Rivera, en Uruguay, rescató este 2 de junio a dos cubanos y dos venezolanos secuestrados por traficantes de personas y que vivían en condiciones infrahumanas.

“Se encontraban retenidos en una pieza, trancados, sin acceso a alimentos”, detalló el comunicado de la jefatura local.

Los agentes detuvieron a los “coyotes” —término utilizado para referirse a los traficantes—, un hombre de 63 años y una mujer de 55, “acusados de engañar y encarcelar a personas extranjeras”, asegura el reporte de las autoridades.

La Jefatura de Policía de Rivera informó que los delincuentes se hacían pasar por integrantes de una ONG para captar extranjeros y les pedían que pagaran por servicios que luego no les prestaban, como por ejemplo el alojamiento.

En la investigación también participó personal del Departamento de Trata y Tráfico de Personas, de la Dirección de Investigaciones. Ahora los dos detenidos permanecen a disposición de la Fiscalía.

Los cubanos están entre las tres nacionalidad más numerosas que han llegado a Uruguay en el último lustro —según informan autoridades migratorias—, junto con argentinos y venezolanos. A diferencia de estos últimos, la regularización es más difícil para los isleños.

El país suramericano exige a los cubanos una visa de ingreso, documento de difícil acceso para quienes todavía no han salido de la nación “socialista”, por lo que los migrantes en su mayoría se aventuran en una ruta que atraviesa Guyana, Brasil, hasta alcanzar Uruguay por la frontera seca del norte del país, donde solicitan refugio.

Ante el peligro de la travesía, casi todas las familias dejan en Cuba a sus hijos, al cuidado de una abuela u otro pariente. Cuando alguno de los padres se radica en la nación sudamericana, renuncian al estatus de refugiado y dan inicio a la regularización de los trámites.

El diario local El País explica que “una opción es acceder a la visa que no han podido conseguir antes (…) justificando que llevan más de un mes en un trabajo formal, con aporte jubilatorio al Banco de Previsión Social, o con una carta de invitación de un familiar uruguayo tras medio año”.

Según un informe de noviembre del 2020 sobre migrantes en la ciudad de Montevideo, publicado por Unicef y el Programa de Población de la Universidad de la República, en el último decenio, tres de cada diez niños o adolescentes cubanos llegaron a Uruguay sin la compañía de un adulto.

Entre los migrantes que residen en pensiones, la mayoría son de nacionalidad cubana (23%), según el último Censo de Pensiones que realizó la Intendencia de Montevideo a comienzos de la pandemia en 2020, informó El País.