Policía del régimen “roba” y multa a joven cuentapropista cubano
La policía del régimen en Camagüey invadió el local donde Maikel López Sotomayor ejercía como cuentapropista y le decomisó toda la mercancía, además de multarlo con 2 000 pesos
Maikel López en su kiosco
 

Reproduce este artículo

La policía del régimen cubano en la central provincia de Camagüey invadió el pasado 15 de septiembre el local donde Maikel López Sotomayor ejercía como cuentapropista, en la modalidad de vendedor de productos agrícolas, y le decomisó toda la mercancía, además de multarlo con 2 000 pesos (80 dólares al cambio oficial).

De acuerdo con el afectado, otrora opositor al régimen, los agentes realizaron el registro sin que mediara una orden o documentación oficial alguna, la cual se niega a entregar la policía incluso días después del allanamiento. Por este motivo, López Sotomayor considera que el gobierno cubano le “robó” sus productos.

No me presentan nunca ningún documento oficial, explicó el joven camagüeyano ante las cámaras de Cubanet. “Más que registro, diría que el gobierno cubano me robó mis productos. Fui a la unidad a reclamar el acta de decomiso y no me la dieron”, explicó.

Según narró López Sotomayor, antes del registro fue esposado “brutalmente” al frente del kiosco en el que suele vender y delante de su papá, un anciano de 82 años e impedido físico. “Me esposan, me maltratan y me meten en el patrullero, y me trasladan hacia la primera unidad de la policía”, detalló.

En el kiosco, dijo, quien quedó al frente fue un muchacho que le ayuda a lavar y limpiar los productos. “Es al que ellos toman como jefe de puesto y le decomisan los productos. Él no tiene nada que ver con eso, es a mí, pienso, al que se le tiene que efectuar el registro”, criticó el afectado, que entre los productos que le decomisaron o robaron recuenta dos sacos de frijoles, tres de arroz, cuatro ristras de cebolla, un cerdo de 83 libras, 50 libras de papa y 50 de boniato, entre varios productos más.

López Sotomayor se encontraba trabajando de forma ilegal porque, según explicó, el gobierno no le permitía sacar la licencia para ejercer esta actividad.

“Me ha eliminado la licencia. En 2016 me enviaron a prisión por una causa fabricada de atentado. Fui sancionado a cinco años y a los dos años y seis meses salí. Estando en prisión me retiran la licencia, aunque estuve seis meses pagando los impuestos correspondientes a vendedor de productos del agro”, detalló, al tiempo que adelantó que buscará seguir ejerciendo en el kiosco.

“Tengo que ver cómo empiezo a ejercer mi labor nuevamente como cuentapropista, es el sostén de mi padre y mi familia”, dijo el joven. “Muchos vecinos me han llamado y preguntado por qué el operativo policial… No sé por qué. Considero que estaba resolviendo un problema al pueblo, vendiéndole comida. Muchos vecinos venían adonde yo estaba sin dinero y les daba lo que necesitaran hasta que cobraran su pensión y su salario”, agregó.

La causa del allanamiento al kiosco de López Sotomayor quizás esté relacionada con el hecho de que fue opositor declarado tiempo atrás, aunque ahora se encuentra “trabajando normalmente” porque, en su opinión, “ha habido una total desunión en la oposición aquí en Camagüey”.