Escasez de azúcar ya se siente en La Habana tras la peor zafra en 100 años

La escasez de azúcar afecta a pequeños negocios privados y podría “forzar el cierre temporal” de cafeterías en La Habana, luego de la peor zafra de los últimos 100 años en la isla
Cosecha de caña en Cuba. Foto: FAO
 

Reproduce este artículo

La escasez de azúcar afecta a pequeños negocios privados y podría “forzar el cierre temporal” de cafeterías en La Habana, luego de la peor zafra de los últimos 100 años en la isla, según un reportaje publicado este lunes por Diario de Cuba (DDC).

“Es imposible insistir en un negocio donde la cuenta no da. El precio del azúcar alcanzó los 100 pesos la libra, y tampoco la encuentras fácilmente”, declaró al citado medio independiente Marbelis Gallardo, quien elabora dulces caseros para tres cafeterías de Lawton, en La Habana.

Explica que también se dispararon los precios de la harina y la maicena, pero no “de manera crítica como el azúcar”, cuyo valor pasó, en solo tres meses, de 50 a 100 pesos por cada libra.

“Para compensar los gastos en la inversión tendría que subir el precio a mis dulces casi el doble, y las cafeterías otro tanto. Estamos hablando de cafeterías de barrios donde los consumidores son los cubanos de a pie: los viejitos del café, los jugos, refrescos o dulces para la merienda de los niños”, dijo Gallardo.

Unos 156 centrales estaban operativos en Cuba antes de 1959, cuando Fidel Castro tomó el poder por una revolución que terminó en dictadura comunista. Los 5,6 millones de toneladas de azúcar recolectados en 1959, o los 7 y hasta 8 millones en las mejores temporadas (1970-1989, según cifras oficiales), se han reducido a las poco más de 470 000 toneladas logradas en la molienda 2021-2022.

El periodista Jorge Enrique Rodríguez cree que la falta de azúcar “podría forzar el cierre temporal para las pequeñas cafeterías privadas”, donde las principales ofertas son jugos, refrescos, café y dulces caseros. “Esos cierres implicarían un aumento del desempleo y un recorte en los ingresos monetarios para aquellas familias que se sostienen, directa o indirectamente, de la actividad privada”.

Quienes elaboran jugos y refrescos también sienten el golpe amargo de la subida del azúcar. El suministro a las pequeñas cafeterías se ha reducido considerablemente, y por ende las ofertas, asegura el reporte de DDC.

“Incluso al mercado negro también llegó el racionamiento”, afirma Tomás Bravo, el propietario de un pequeño merendero ubicado cerca del Hospital Pediátrico “William Soler”.

Según Bravo, “estamos en medio de una encrucijada: o cerramos el negocio, o subimos más los precios y con ello se afectarían, como en mi caso, aquellos familiares que tienen a sus niños ingresados en el hospital. (…) Pero, por otro lado, está mi familia, y el negocio es nuestra única fuente de ingresos”.

Tampoco se encuentra el producto en los comercios estatales para la venta mediante libreta de racionamiento. “Ni siquiera en las bodegas tenemos azúcar”, declaró el administrador de una bodega en El Cerro, llamado Alexis.

“El azúcar que tengo en mi casa, que no la vendo, es porque dos usuarios que viajan al exterior con frecuencia me dejan sus libretas. No tengo azúcar para vender 'por la izquierda' (…) porque no hay. En realidad, llega la cuota justa, y ningún bodeguero es tan tonto como para vender el azúcar que ni siquiera está llegando completa en los últimos meses”, señaló Alexis.

Zoe Álvarez, dueña de una pequeña cafetería en Centro Habana, agregó que está siendo “imposible vender o elaborar productos que dependan de azúcar o harina por los actuales precios. Y no solo son los precios, sino el desgaste que implica conseguir azúcar”.

Explica que debió “prescindir, con mucha tristeza, de las dos vendedoras que tenía contratadas. No tuve otra salida, y eran madres que ahora tienen que reinventarse para buscar otro empleo”.

Nada indica que el panorama cambie pronto. El régimen arrastra una deuda con los productores de caña de 2 100 millones de pesos, confirmó la semana última Julio Andrés García Pérez, presidente del grupo empresarial Azcuba.

El funcionario estatal dijo que en la zafra 2022-2023 participarán solo 26 fábricas de azúcar. El pasado 27 de junio, el gobernante cubano Miguel Díaz-Canel reconoció que la situación de la industria azucarera es crítica y que, de seguir con la tendencia descendente, “en dos zafras no habrá caña para hacer azúcar en Cuba”.