Mi país es un colchón mojado y me tienen secuestrado en él

Me prohíben salir del país porque no quieren que sea feliz con una mujer que me ama y yo a ella. Me tienen secuestrado porque son un poder totalitario y saben que nadie vendrá
Me prohíben salir del país porque no quieren que sea feliz con una mujer que me ama y yo a ella. Me tienen secuestrado porque son un poder totalitario y saben que nadie vendrá a rescatarnos
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano es perverso, tanto, que ahora me quieren robar hasta esa palabra, así son ellos de copiadores.

Imaginen que en el nuevo Código Penal quieren incluir la regulación como medida cautelar, algo que habían hecho de manera ilegal, arbitraria y violenta hasta ahora, pero como yo no fui a la escuela a comerme la merienda y he estado denunciando sobre cómo el régimen cubano me tiene regulado (secuestrado suena mejor y es más verdadero), ellos en su perversidad decidieron incluir la regulación en el nuevo Código Penal.

Eso obvio que lo hicieron por mi caso, no porque yo sea el más salvaje, o el único regulado. La lista sobrepasa las 200 personas a las que el régimen les tiene prohibida la salida del país por razones políticas, solo que soy el último que se montó en ese tren de la denuncia.

Como soy poeta y para ellos los poetas somo gays y como ellos odian a los gays porque este régimen es un machista opresor con graves síntomas de claustrofobia, me tienen regulado. Y eso es ilegal.

No lo digo yo, lo dice la Constitución. Aunque el Coronel que me interrogó hace unos días dice que no, que la revolución cubana tiene el derecho a regularme porque así es como se defiende. O sea,  la revolución cubana es una persona (Spielberg es un bebé) y como yo irrumpí su derecho, ella me puede prohibir salir del país, incluso encarcelar, o matar, o tumbarme el flan para piso a la hora del recreo (aquí se pueden reír con confianza).

Porque sí, es un chiste macabro el que me hizo el Coronel. Lo jodido es que la revolución cubana ni existe.

Yo soy poeta, independentista, patriota, incluso hasta medio dictador porque nosotros tenemos esa obsesión pegada desde la República, qué vicio.

Solo que hay algunos que son más dictadores que otros. 

Por ejemplo el presidente Díaz-Canel se lo tomó muy a pecho, y es que los Aries son así, lo de ellos es pelearse con todo el mundo, y por eso no ganan una.

-Si peleas con todo el mundo, nadie te va a invitar a su fiesta de cumpleaños-

La frase me la acabo de inventar, así que por favor acrediten mi nombre cuando la usen, pero lo importante de la frase es ilustrar una verdad absoluta: Cuba es una dictadura y Díaz-Canel es el dictador en funciones. 

Aries testarudo igual que su colega Hitler (nacieron el mismo día; que creepy), no entiende que a Cuba no hay que ponerle corazón, sino detergente.

Y en toda esa melcocha yo sigo regulado por un crimen que no cometí. Vamos, que si hubiera asaltado el cuartel Moncada o salido corriendo por el terreno del Latinoamericano con un cartel de Abajo la dictadura, hasta lo entendería. Por cierto...¿Cuándo empieza la serie nacional?... Es para un trabajo práctico.

La realidad de todo esto es que régimen cubano me tiene secuestrado porque se acomplejaron con lo del flan, como les cuento.

La mosca y el flan es un poema de amor, pero cuando la Seguridad del Estado lo leyó, creyó otra cosa, tú sabes, por aquello de que los poetas somos pajaritos.

Eso de que según ellos un pajarito le esté metiendo su cosita al flan, y que el flan sea el país les cayó feo (yo mismo lo hubiera mandado a fusilar y la Piedra estuviera orgullosa de mí). Para colmo lo estrené en el Museo de la Disidencia junto a todo San Isidro y Demóngeles.

Definitivamente el poema no les gustó. 

Pero la realidad del poema es otra muy distinta. 

La mosca y el flan es un poema de amor, es imposible no notarlo, solo que el régimen en su perversidad quiere creer otra cosa porque ellos necesitan alimentarse de un enemigo que no existe; o bueno, sí existe, somos nosotros mismos, el pueblo.

 

Somos el enemigo del régimen porque decidimos salir de la Matrix. 

Imaginen que parte del programa revolucionario ha sido el adoctrinamiento y que esa cadena se haya roto, y como la cadena se rompió ya no jugamos con ella sino con el mono.

Solo que cuando hablo de jugar me refiero a enfrentar a una dictadura de partido único que ejerce el terror a través de un régimen militar.

Es como si Cuba fuera It y ese payaso nos acompañara a todas partes y nos llamara por el hueco de la alcantarilla para comernos las paticas. Imposible dormir; yo no puedo. 

Vivo a golpe de pastillas para el estrés porque le tengo miedo al régimen, mucho, demasiado, terror y pánico.

Porque ellos además de perversos son malos. Vamos, que llegaron al poder poniendo bombas, ¿qué se puede esperar de ellos? Incluso si les da la gana me meten preso por escribir estas palabritas, porque ellos son así. 

Son la vístima

Curioso que el Coronel en el último interrogatorio que me hicieron me dijo que no, que no podía ponerme en el papel de víctima: Mire señor juez, le juro que solo me robé un libro de la feria, bueno dos, tres, pero le juro que soy la víctima de este cuento de terror que muchos cubanos lamentablemente aún no quieren ver, o si quieren ver pero es como la gente que se tapa la cara cuando va a pasar algo feo en la película.

Y yo con mis antecedentes penales limpios, certificados por el Ministerio de Relaciones exteriores (eso me costó una cantidad de dólares) les pongo foto para que después las clarias no me digan mentiroso.

Aunque a esas los otros días me dijeron tarrú, porque tengo una novia en otro país y a ellos les incómoda (envidiosos), y por eso me dicen tarrú.

Por eso y porque ellos son un sistema machista opresor como ya dije antes y tienen un complejo de inferioridad terrible y cuando sus mujeres les pegan los tarros, sacan pistolas y tiene que intervenir la policía, las tropas antimontines, los Jedi, hasta el Vaticano. La cosa se pone fea, nadie me lo contó; yo mismo lo he visto.

Pero bueno, primero tarrú antes que comunista.

La realidad triste es que el régimen cubano viola mis derechos humanos todos los días. No sólo desde la teoría sino desde la práctica.

Me prohíben salir del país porque no quieren que sea feliz con una mujer que me ama y yo a ella. Me tienen secuestrado porque son un poder totalitario y saben que nadie vendrá a rescatarnos.
¿Mi suerte? Es que cada vez más personas identifican cuál es el problema real, el origen de todos nuestros males.

Vivo convencido de que esto va a acabar.

Mientras tanto, estoy tranquilo en casa, amando a una mujer, escribiendo poesía, y sin ir a cines, teatros, ferias, festivales, o a cualquier centro o actividad cultural auspiciada por el régimen, así de paso hago mi huelga personal en mi casa. 

Espero que no se acomplejen con mi texto y me vengan a buscar, porque ni siquiera pueden garantizar las tres libras de arroz adicionales que la población, pobrecita, está esperando. Vamos.

Escrito por Ariel Maceo Téllez