Piden ayuda para cineasta cubano con cáncer

El creador independiente de animados y miembro del 27N, Víctor Alfonso Cedeño, necesita con urgencia ayuda financiera para tratar su cáncer en Estados Unidos.
 

Reproduce este artículo

Familiares y amigos del cineasta Víctor Alfonso Cedeño, creador de los populares personajes animados Dany (El Club de los Berracos) y Yesapín, lanzaron una campaña de recaudación de fondos para tratar la rara enfermedad que padece el joven.

El realizador, de 37 años, padece de un Condrosarcoma, un tipo de cáncer raro y difícil de tratar, cuyo tratamiento es en particular caro. Se espera que, con el dinero recaudado, Cedeño pueda atenderse en EE. UU.

“Le pido a cualquiera que pueda y desee que haga una pequeña contribución a esta causa para ayudar a este joven a transitar el largo y difícil camino del tratamiento hasta su recuperación”, asegura la iniciativa.

El nombre que se ha puesto como beneficiario es el de Héctor Ruiz, el familiar más cercano de Víctor en Estados Unidos, ya que el sitio Gofundme requiere que el beneficiario esté en el mismo país en que se abrió la recaudación”, agrega el sitio.

Según documentos médicos del cineasta a los que tuvo acceso ADN Cuba, los primeros síntomas aparecieron en septiembre de 2017.

 Los oncólogos ya no tienen opciones terapéuticas para él, salvo realizar cirugías paliativas para ir amputando las zonas de avance y daño del tumor, o realizar una colostomía.

Su púnica esperanza es una visa humanitaria, que ya está siendo tramitada, para tratarse en EE. UU. Pero la operación y todo lo relacionado con ella son extremadamente caras.

Aunque Víctor y su esposa solicitaron visa por parole humanitario el 12 de abril para cumplir la indicación del médico y poder salvar la vida del cineasta, la respuesta de este procedimiento migratorio puede demorar hasta 6 meses.

Incluso si la respuesta es positiva, el paciente puede demorar en viajar a Estados Unidos hasta 2 meses después de recibir la visa, debido a la poca disponibilidad de pasajes aéreos.

Si Víctor logra ir a Estados Unidos, tendrá que repetir muchos exámenes médicos para actualizar el estado de su enfermedad como requisito antes de comenzar a recibir el tratamiento. El mayor miedo del artista, sus familiares y amigos, es que primero llegue la muerte antes que la visa y el dinero.