En Cuba no hay tratamiento para cineasta cubano con cáncer
La única solución que se avizora para preservar la salud del autor de la serie "Dany y el Club de los Berracos" y "Yesapin García" es obtener una visa humanitaria a Estados Unidos
 

Reproduce este artículo

El joven realizador de series animadas, Víctor Alfonso Cedeño, quien ha regalado su obra a cubanos de todas las edades, necesita ayuda para salvar su vida.  Un cáncer pone en peligro a este cienfueguero graduado de arquitectura, devenido en un apasionado creador independiente.

La única solución que se avizora para preservar la salud del autor de la serie "Dany y el Club de los Berracos" y "Yesapin García" es obtener una visa humanitaria a Estados Unidos.

Según documentos médicos del cineasta a los que tuvo acceso ADN Cuba, los primeros síntomas aparecieron en septiembre de 2017.

El creador sentía una sensación de calor y molestia en el perineo cuando acudió a Emergencias del Hospital Calixto García en La Habana, de donde es remitido al servicio de urología del Hospital Manuel Fajardo por sospecha de un problema en la próstata. Tras examen físico por tacto rectal los médicos asocian el cuadro clínico con cáncer de próstata. Buscando otra opinión médica se dirigió al Hospital Militar Luis Díaz Soto, más conocido como Hospital Naval, donde los médicos proponen la realización de una biopsia de próstata, que no se realizó en aquel momento por decisión de Víctor.

Después de numerosas visitas a hospitales y al ver que varios médicos contemplaban entre los posibles diagnósticos un cáncer de próstata, el realizador de animados decide recurrir al Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR), donde se inscribe como paciente sobre el mes de mayo de 2018. Los médicos del servicio de urología de dicha institución toman una biopsia de la zona de la próstata, que comenzó haciéndose eco dirigida y terminó realizándose a ciegas por la rotura del equipo de ultrasonido durante ese proceso.

Los urólogos del INOR también le indicaron a Víctor realizarse una prueba de tomografía de emisión de positrones combinado con una tomografía computarizada de rayos X (PET/CT).

 

 

Como el cáncer de próstata aparece con frecuencia en hombres mayores de 50 años, los médicos tenían la intención de publicar este atípico caso de estudio de supuesto cáncer de próstata en un hombre a la temprana edad de 35 años.

Producto de un ingreso en el Hospital Calixto García por fiebres asociadas al cáncer, dicho joven pierde la oportunidad de realizarse el estudio de PET/CT del INOR.

El resultado de la biopsia demoró 21 días en conocerse debido al gran número de biopsias que se procesan en el INOR y al escaso número de patólogos en dicho centro.  De los cuatro cilindros obtenidos en la biopsia a ciegas, tres no fueron útiles y el cuarto contenía “células atípicas de tejido condróide” asumiéndose como diagnóstico un condrosarcoma, cáncer que constituye menos del 1% de los tumores malignos de adultos. 

Un equipo de médicos entre los que se encuentra el vicedirector del INOR, Erasmo Pablo Gómez Cabrera, por el servicio de Tumores Periféricos y la doctora Alina Delgado Rosales por el servicio de Ortopedia llevan a cabo la primera cirugía del cáncer de Víctor Alfonso Cedeño, el 7 de agosto de 2018. En esta intervención se extrajeron los huesos púbicos y parte de los huesos isquion, se efectuó una prostatectomía parcial y una reconstrucción uretral.

Los patólogos del INOR mediante inmunohistoquímica detectaron que la presencia del marcador molecular Ki 67, asociado a proliferación celular, era del 5 % concluyendo que el tumor del joven creador era de lento crecimiento (condrosarcoma de bajo grado), una buena noticia en aquel momento entre tantas malas.

Los condrosarcomas se dividen: primario o convencional, secundario, desdiferenciado, mesenquimal, de células claras y periostal o Yuxtacortical, pero en Cuba no se cuenta con los recursos para diagnosticar que tipo de condrosarcoma padece el realizador de animados.

Para realizar el monitoreo de la enfermedad de Víctor después de la cirugía, los médicos no le indicaron realizar PET/CT sino TAC, equipo de menor poder de detección de tumores y que se dañó en varias ocasiones, haciendo deficiente el seguimiento. Tampoco pudieron determinar el tipo de condrosarcoma y no le aplicaron ningún tipo de terapia adyuvante como quimioterapia o radioterapia.

En septiembre 2019, aproximadamente un año después de la primera operación, siente una molestia por una zona endurecida al interior de un muslo por lo que vuelve a ver al doctor Erasmo y a la doctora Alina, quienes tras realizar un examen físico concluyen que él presentaba una contracción del músculo obturador interno, y le recomendaron descanso. Pero el dolor por la supuesta “contracción muscular” no desapareció y en enero del 2020 acude nuevamente al doctor Erasmo, quien ordenó una nueva biopsia que confirmó lo que se sospechaba. El condrosarcoma no había sido eliminado. 

Víctor es sometido a una segunda cirugía el 10 de marzo de 2020 y posterior a la misma, del 18 de mayo al 26 de junio recibe radioterapia indicada por el doctor Erasmo (cinco semanas de electrones y una semana de fotones).

Para desgracia del creador de animados, el informe de anatomía patológica de la segunda operación arrojó que el tumor paso de ser un tumor de bajo grado y lento crecimiento a un condrosarcoma grado 3 más agresivo.

El 28 de agosto de 2020 Víctor recibió la aun más dura noticia del equipo médico del INOR. Los oncólogos ya no tienen opciones terapéuticas para él, salvo realizar cirugías paliativas para ir amputando las zonas de avance y daño del tumor, o realizar una colostomía.

Ningún médico cubano le informó a este joven hombre de la existencia de la radiación con protones, terapia existente en países desarrollados que ha mostrado ser eficaz en varios tipos de condrosarcomas. No le mencionaron el pazopanib, un medicamento citostático y antiangiogénico usado contra los condrosarcomas primarios o convencionales. Ninguna persona en el INOR le comentó sobre la existencia del anticuerpo monoclonal pembrolizumab, ni sobre otros anticuerpos que están en ensayos clínicos en EEUU.

Los médicos y funcionarios del Ministerio de Salud Pública (Minsap) le han ocultado la existencia de la resolución 232, mecanismo que permite importar medicamentos para pacientes con enfermedades muy poco frecuentes. En los casos en que el tratamiento de un paciente requiera equipos médicos especiales o personal especializado no presente en Cuba, el Minsap deberá cubrir los gastos del tratamiento, viaje y manutención del paciente y un acompañante en un país extranjero donde existan dichos recursos materiales y humanos.

Somos muchos los cubanos que ayudaremos en la campaña al creador de los animados que tanta risa y disfrute nos ha brindado, a obtener una visa humanitaria para que pueda recibir tratamientos contra el cáncer. La salud de cada cubano importa.

Para ayudar a Víctor Manuel Alfonso Cedeño contáctelo a [email protected]

También puedes ayudarlo a través de una recaudación de fondos en la plataforma GoFundMe dando click aquí.