Entre la visa y la muerte: artista cubano necesita tratamiento en EEUU

El creador independiente de animados y miembro del 27N, Víctor Alfonso Cedeño, necesita con urgencia una visa para tratar su cáncer en Estados Unidos
 

Reproduce este artículo

El creador independiente de animados y miembro del movimiento 27N, Víctor Alfonso Cedeño, publicó en las redes sociales este 25 de mayo su sentir sobre los procesos de visado de Estados Unidos para cubanos. En el texto de su perfil de Facebook, el joven arquitecto devenido cineasta reacciona a la noticia de que los miembros del equipo Cuba de béisbol recibieron con bastante celeridad autorización para viajar a la Florida, donde participarán en un torneo preolímpico.

Utilizando como título de su publicación “Un evento de pelota no va a salvarle la vida a nadie”, el creador de los populares animados “Dany y el Club de los Berracos” y “Yesapín García”, se desahoga a la vez que espera sensibilizar para que aceleren no solamente la respuesta a su caso, sino los de todos los cubanos solicitantes de visados. En su opinión, sería muy bueno para los pacientes desahuciados por el sistema de salud cubano y para familias divididas la reapertura de la embajada de Estados Unidos en La Habana.

La enfermedad de Víctor le fue parcialmente diagnosticada en el 2018, en Cuba, como condrosarcoma. Lo sometieron a dos cirugías complejas para intentar eliminar este cáncer, contó a ADN Cuba.

Después de la segunda operación, su tumor evolucionó a grado 3 poco diferenciado y recurrente, pero no se supo el tipo de condrosarcoma debido a que el Ministerio de Salud Pública (Minsap) no cuenta con los reactivos para realizar esta clasificación. El 28 de agosto del 2020, los médicos del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR) le informaron al paciente que ya no existen tratamientos para su enfermedad en la isla, solo podrían realizar amputaciones de miembros y estructuras a medida que fuera avanzando el tumor maligno.

El joven creador intentó solicitar una visa de turismo de salud a EEUU para tratar su cáncer a mediados de septiembre del 2020. Sin embargo, le informaron que no podían atender dicha solicitud porque la embajada en La Habana estaba cerrada y le recomendaron solicitar una visa por parole humanitario, proceso más complejo y lento que se tramita directamente con los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS).

Gracias a que Víctor entró a un programa de apoyo a pacientes internacionales y de bajos ingresos, pudo hacer llegar muestras del tumor al Sylvester Comprehensive Cancer Center, en Florida, y tener un diagnóstico completo. Alfonso Cedeño conoció de esta manera que su condrosarcoma era de tipo convencional. El doctor de dicho centro de salud que asumió al cubano como paciente le indicó comenzar a tratarlo con Pazopanib, un fármaco citostático y antiangiogénico (inhibe el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos) de nombre comercial Votrient.

Como estas píldoras se las enviaban a Víctor desde Estados Unidos, no había argumentos sólidos para solicitar una visa a por parole humanitario. Varios meses después el médico estadounidense decidió cambiar el tratamiento, pues el Votrient no pudo detener el crecimiento de las lesiones tumorales que ahora son 4 veces mayores que en septiembre del 2020. El doctor le indicó al artista estar físicamente presente en Estados Unidos, para poder aplicar tratamientos oncológicos más agresivos contra su cáncer.

Aunque Víctor y su esposa solicitaron visa por parole humanitario el 12 de abril para cumplir la indicación del médico y poder salvar la vida del cineasta, la respuesta de este procedimiento migratorio puede demorar hasta 6 meses. Incluso si la respuesta es positiva, el paciente puede demorar en viajar a Estados Unidos hasta 2 meses después de recibir la visa, debido a la poca disponibilidad de pasajes aéreos.

Si Víctor logra ir a Estados Unidos, tendrá que repetir muchos exámenes médicos para actualizar el estado de su enfermedad como requisito antes de comenzar a recibir el tratamiento. El mayor miedo del artista, sus familiares y amigos, es que primero llegue la muerte antes que la visa.