Piden 21 años de cárcel para joven por el 11J y su madre rompe el silencio

Su madre, María Celia Aguilera García decidió salir del anonimato y denunciar el atropello contra su hijo. “Se acabó el silencio hasta aquí estuve callada”, dijo.
joven Luis Armando Cruz Aguilera
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano pidió 21 años de privación de libertad para el joven Luis Armando Cruz Aguilera, quien participó en las protestas del 11 de julio. Su madre, María Celia Aguilera García decidió salir del anonimato y denunciar el atropello contra su hijo.

Aguilera García contó en un post de Facebook los detalles de la detención de Cruz Aguilera y denunció la condena que la Fiscalía pide por su participación en la marcha en La Habana.

“(…) hasta ahora había estado tranquila esperando a ver qué pasaba, pero yaaaaa, bastaa yaaaaa!” escribió en una publicación.

Un militar conocido como el mayor “Alberto” acudió en tres ocasiones a “entrevistar” a Cruz Aguilera sin presentar una citación oficial. Aguilera García decidió que su hijo conversara con la Seguridad del Estado. “Adalberto” se presentó con “5 más vestidos de civil como si aquello fuera una película de acción o fueran a buscar al mayor criminal de Cuba, un niño de 21 años”, dijo la madre.

Cruz Aguilera fue trasladado a la estación de Acosta en el municipio Diez de Octubre, donde intentaron convencerlo de integrarse a las tropas donde pasó su Servicio Militar Activo.

“Le dijeron que se tenía que presentar el lunes y mientras tanto tenía que irse para casa de algún otro familiar ya que no podía regresar a su casa porque en su cuadra habían más presos y supuestamente eran los que estaban preguntando por que el no estaba preso también”, prosigue el relato.

Luego de dos semanas viviendo en casa de un hermano, Cruz Aguilera fue convocado para el 24 de julio en la estación de Acosta donde fue detenido formalmente.

Las autoridades policiales informaron a la madre que sería llevado a una granja, lo cual no sucedió. Cruz Aguilera estuvo recluido 17 días en 100 y Aldabó sin que su familia tuviera noticias suyas.

Hasta la fecha el joven ha transitado por varias prisiones, primero en la de Jóvenes del Occidente, luego Valle Grande y ayer 23 de octubre fue llevado al Combinado del Este.

“Cuando llego le dieron una llamada para decirme que le piden 21 años de cárcel y ahí es cuando yo me pregunto; ¿A quién mató mi hijo? Si a los que han matado de verdad no le piden esa salvajá de años; ¿Qué quieren acabarle con la vida a un muchacho bueno, sin antecedentes penales que lo único que hizo fue salir como salieron miles de cubanos el 11 de julio a protestar por sus derechos?” dijo Aguilera García.

Al concluir Aguilera García aseguró que “no puedo permitir que le desgracien la vida a mi hijo teniéndolo 21 años preso por una injusticia, voy a hacer lo que tenga que hacer”.

Desde inicios de octubre, el sistema judicial cubano comenzó a imponer sanciones a varios prisioneros, por delitos como “desacato”, “instigación a delinquir” y “desorden público”. Las penas oscilan entre pocos meses y 14 años.

La Fiscalía de Artemisa pidió 14 años de prisión para el cubano Yeremin Salsines Jane, de 31 años, por manifestarse pacíficamente allí.

El 19 de octubre el Tribunal Municipal de San José de las Lajas condenó a diez años de cárcel al joven Roberto Pérez Fonseca, quien rompió un cuadro de Fidel Castro durante las protestas.