Periodista independiente denuncia maniobras del régimen para enjuiciarlo

Alberto Corzo, del Instituto Cubano por la Libertad de Expresión y Prensa, asegura que el Gobierno intenta fabricar una causa judicial contra él.
ICLEP-Policía.jpg
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano intenta fabricar una causa judicial contra el periodista independiente Alberto Corzo, informó este 22 de noviembre el Instituto Cubano por la Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP).

La causa estaría relacionada con unos carteles antigubernamentales que aparecieron en el poblado San Pedro de Mayabón, a unos 30 kilómetros del municipio Colón, Matanzas, donde reside el también director ejecutivo del ICLEP.

Corzo debe presentarse este lunes en la localidad cercana de Los Arabos para realizar una segunda prueba caligráfica porque supuestamente “existen coincidencias” con su caligrafía y la de los carteles, precisó el jefe local de la Policía Nacional Revolucionaria, Jorge Moreno Pérez.

Todo es una trampa. Desde el sábado 13 mi esposa y yo nos encontramos sitiados en nuestro hogar sin poder salir a la calle y ahora me quieren relacionar con carteles que el martes 16 aparecieron criticando al régimen cubano. Ya no saben que inventar para silenciarnos”, denunció Corzo.

Corzo y su esposa, la también periodista Martha Liset Sánchez, permanecen sitiados en sus casas desde el 15 de noviembre por fuerzas de la Policía, la Seguridad del Estado y simpatizantes del régimen debido a la frustrada Marcha Cívica por el Cambio, que debía ocurrir ese día.

“Yo no tengo necesidad de poner carteles. Lo que tengo que decir o criticar de este régimen opresor lo digo libremente y lo digo, también, a través de todos los medios de comunicación comunitarios del ICLEP”, agregó.

ICLEP condena esta “maniobra represiva del régimen cubano” y pide a la comunidad internacional estar alerta por lo que pueda ocurrir a los periodistas.

 

Alberto Corzo, arrestado de forma violenta

 

El 15 de julio, fuerzas de la policía arrestaron violentamente al director del ICLEP y decomisaron medios que utilizaba para su labor como reportero, a raíz de las protestas del pasado 11 de julio, que se extendieron por toda Cuba.

“Agredir físicamente, arrestar y recluir a comunicadores dentro de sus propios hogares bajo la amenaza de ser encarcelados, quitarles la conexión a internet con toda la intención de que no puedan realizar su trabajo y procesar penalmente a periodistas por cubrir una manifestación pública son crímenes de lesa humanidad”, dijo Normando Hernández, directivo de la organización.

Sánchez aseguró que Corzo fue arrestado bajo el pretexto de que las autoridades querían “esclarecer hechos”.