"Paren ya este sufrimiento": padre de manifestante del 11J al Gobierno

Wilber Aguilera, padre de Walnier Luis, joven con trastornos mentales juzgados por participar en las protestas, se dirige al Gobierno para que escuche el ruego de los familiares.
Protestas-11J-Juicios.jpg
 

Reproduce este artículo

Paren ya este sufrimiento, es todo una mentira, nuestros hijos están en la cárcel injustamente”, declaró este 17 de enero Wilber Aguilera, padre de Walnier Luis Aguilar, joven con trastornos mentales juzgados por participar en las protestas del 11 de julio.

“Todo es mentira”, agregó sobre los juicios. “[He ido] a la Fiscalía General de la República, al Tribunal Supremo, y todo es engaño”, dijo Aguilera, quien dirigió su directa en redes sociales a la “máxima dirección del país”.

El padre pidió al Gobierno “miren para abajo, lo que está pasando en su pueblo”, y criticó la respuesta de las autoridades: perseguir y vigilar a las personas que protestan, intentando hacerles ver la realidad, para que se mantengan callados.

“No es justo que mi hijo espera condena de 23 años, mientras el asesino de ese chiquito esté libre en la calle”, expresó, visiblemente molesto, en referencia al oficial que dio muerte a Diuber Laurencio Tejeda, el único muerto que reconoce el gobierno durante las protestas de julio.

Walnier Luis salió a las calles el 11 y 12 de julio en La Güinera, uno de los barrios más pobres de La Habana, donde la policía disparó con balas de goma sobre los manifestantes para acallar las protestas.

El joven fue detenido el 18 de julio y se encuentra en el Combinado del Este. Fue juzgado el 23 de diciembre por el delito de “sedición” y condenado a 23 años de cárcel, una sentencia que debe ratificar el tribunal.

Los familiares de Walnier esperan una revisión del caso. Luis Wilber explicó que este mes esperan respuesta del Consejo de Estado.  

“Yo voy a esperar los primeros días de enero, que fue lo que me dijeron. Si yo, el 7 o el 8, no tengo respuesta, yo lo siento, pero tengo como cuatro o cinco [números de] teléfonos, y [familiares de presos] me han dicho: 'me avisas, porque ya no puedo aguantar más”, afirmó el padre del joven el 30 de diciembre.

A inicios de octubre, tribunales municipales y provinciales comenzaron los juicios contra manifestantes del 11 de julio, día del levantamiento popular más grande en la historia del socialismo cubano, según los expertos. Las penas oscilas entre algunos meses y más de 20 años de prisión.

De acuerdo con Cubalex, organización de asesoramiento legal, solamente 91 manifestantes han sido liberados con multas, 314 tienen peticiones fiscales de entre uno y 30 años de privación de libertad —122 de ellos por cargos de sedición— y 24 han sido procesados en juicios ordinarios.

"Las peticiones fiscales contra manifestantes pacíficos en Cuba prácticamente equiparan las protestas con los delitos de homicidio. De concretarse, estas serían las sanciones de cárcel más altas desde la Primavera Negra de 2003 por motivos políticos”, indicó Alejandro González Raga, director ejecutivo del Observatorio Cubano de Derechos Humanos.