Padre de joven condenado a 23 años llama "abusador" a Díaz-Canel

Walnier Ruiz Aguilar, hijo de Wilber, fue condenado a 23 años de cárcel a pesar de su discapacidad intelectual.
Padre de joven condenado a 23 años llama "abusador" a Díaz-Canel
 

Reproduce este artículo

Wilber Aguilera, padre de un joven con discapacidad mental que fue condenado a 23 años de cárcel, llamó “abusador” al presidente Miguel Díaz-Canel en una directa compartida en redes sociales.

“Les han destruido la vida, a un muchacho de 21 años con dos hijas”, declaró Aguilera, quien también dijo no reconocer como presidente al primer secretario del Partido Comunista de Cuba.

Algún día esta injusticia tiene que acabar. Veintitrés años [de cárcel] deberían darles a los ministros de ustedes que son unos corruptos y unos asesinos que han acabado con el pueblo de Cuba”, agregó el padre de familia.

La víspera, el régimen cubano sentenció a los manifestantes antigubernamentales del verano pasado en la Esquina de Toyo y La Güinera, en La Habana a penas de hasta 30 años de cárcel, según información publicada por el Tribunal Supremo Popular.

Walnier Ruiz Aguilar, hijo de Wilber, fue condenado a 23 años a pesar de su discapacidad intelectual. Brandon David Becerra, uno de los detenidos menores de edad (cumplió 18 años encarcelado), fue sentenciado a 13 años, a pesar de que su petición fiscal era de cinco años sin internamiento. 

Solo un acusado, Nayn Luis Marco Molinet, “fue absuelto por el tribunal por no demostrarse su participación en los hechos”.

En total, 128 personas fueron condenadas por las protestas del 11 y 12 de julio en los mencionados barrios, donde se produjeron choques con las fuerzas policiales tras la represión ordenada por el Gobierno contra las manifestaciones pacíficas.

La mayoría de las condenas superan los 10 años de prisión. En los casos de Dayron Martín Rodríguez y Miguel Páez Estiven asciende a 30 años de cárcel, mientras que para Wilmer Moreno Suárez serían 26 años tras las rejas.

El tribunal del régimen aseveró que, en el municipio de Diez de Octubre, los manifestantes actuaron “obedeciendo instrucciones impartidas por personas tanto desde Cuba como desde el exterior” e “intentaron subvertir el orden constitucional de forma violenta”.

La activista Salomé García Bacallao, miembro del grupo de trabajo sobre detenciones políticas Justicia 11J, calificó en redes sociales la nota de las sentencias como “una mentira y un insulto a los manifestantes y a sus familiares que estuvieron en los juicios y saben que fueron una farsa. No tuvieron piedad con los menores de edad”.

Recomendaciones

 

Relacionados