Padre cubano expone cómo sistema de salud de “potencia médica” le arrebató a su hijo
Arturo Rey, según se identifica en Twitter, expuso y denunció cómo el sistema de salud de la isla le arrebató a su hijo pequeño, quien cumpliría cinco años este sábado 14 de noviembre
Arturo y su hijo Sebastián. Foto tomada de Twitter
 

Reproduce este artículo

Un padre cubano, identificado como Arturo Rey en Twitter, expuso y denunció recientemente cómo, malas praxis y negligencias mediante, el sistema de salud de la isla le arrebató a su hijo pequeño, quien cumpliría cinco años este sábado 14 de noviembre.
  
“Hoy yo debería estar preparando para mañana el cumpleaños cinco de mi hijo, pero él ya no está, lo perdimos tras semanas de ir a hospitales y como siempre un pésimo sistema de salud pública en Cuba impidió que hoy estemos juntos”, inició Arturo su hilo de denuncia del caso en la red social del pájaro azul.

Según expuso, todo comenzó con un dolor de barriga del cual empezó a quejarse el pequeño. “Lo llevamos al hospital William Soler, donde tras cuatro horas de espera el doctor de guardia lo diagnosticó como una comida que le cayó mal, le solicitamos un ultrasonido, pero dijo que era un gasto de recursos”.

“La semana siguiente fue igual, le llevamos el viernes a otro pediátrico y dijeron lo mismo y que hasta el lunes no había técnico en ultrasonido y que el especialista en eso estaba de misión por otro país, por lo tanto, nos quedamos en las mismas”, continuó su relato el sufrido padre.

“Esa noche convulsionó, fue ingresado en el pediátrico de San Miguel, allí el primer día fue tratado como un catarro, hasta que un ultrasonido reveló la inflamación de algunos órganos, como no sabían que tenía sus tratamientos eran variados para ver con cual mejoraba.

Luego fueron transfusiones y el colapso de casi todos los órganos, fueron especialistas de otros hospitales a diagnosticar, ninguno de pediatría porque en La Habana no había ninguno, todos se fueron del país o abandonaron la medicina por buscar una mejora económica”, detalló.

Por último, lamentó el padre, el niño falleció luego de una semana ingresado, justo el día en que cumplía tres años y siete meses. 

“Luego de dos meses nos dieron la causa: Sebastián falleció de un tipo de cáncer, síndrome hemofagocítico. Lamentablemente sus padres no teníamos un amigo militar y mucho menos el apellido Castro”, denunció Arturo, al tiempo que aclaró que con su hilo a modo de recuento del caso no buscaba lástima de nadie, así como tampoco seguidores en redes sociales ni reconocimiento.

“Busco mostrar la verdad de los que vivimos en un país de donde todos quieren salir, donde tenemos que pasar miles de problemas para vivir y donde todos queremos un cambio. Patria y libertad”, demandó.

La historia de Arturo y su finado hijo Sebastián ha conmocionado a muchos internautas cubanos, la mayoría de los cuales lamentan lo ocurrido y critican la frecuente ocurrencia de episodios similares en un país cuyo gobierno presume de haber construido una “potencia médica”.

“Cuba es una potencia médica, repite la gente por ahí como papagayos. Mientras, suceden estas barbaridades”, apuntó en tal sentido el periodista independiente Abraham Jiménez Enoa, columnista de The Washington Post, quien replicó lo narrado por Arturo.

En medio de una severa crisis económica cuyo síntoma más visible es la escasez de alimentos y artículos de primera necesidad, los casos de negligencia médica o insuficiencia del sistema de salud de la isla se suceden unos a otros, según evidencian las continuas denuncias públicas y testimonios que cubanos comparten en el ciberespacio.

Si bien la actual pandemia de coronavirus ha retado a todos los sistemas sanitarios del orbe, la historia expuesta por Arturo da cuenta de problemas y carencias en la atención médica en Cuba que vienen de años atrás, cuando la COVID-19 aún no existía y la crisis económica que embarga a la isla era más llevadera por el régimen y sus habitantes.