Luis Manuel Otero y Maykel Osorbo llegan al Capitolio

Los artistas Luis Manuel Otero y Maykel Osorbo llegan al Capitolio, luego de varios intentos esta semana que terminaron en detención
Los artistas Luis Manuel Otero y Maykel Osorbo llegan al Capitolio, luego de varios intentos esta semana que terminaron en detención
 

Reproduce este artículo

Los artistas cubanos Luis Manuel Otero y Maykel Osorbo llegaron este viernes al Capitolio de La Habana, luego de varios intentos esta semana que terminaron en detenciones arbitrarias.

"Llegamos y llegaremos al Capitolio", escribió en Facebook Otero Alcántara, fundador del Movimiento San Isidro (MSI), que revoluciona la isla desde hace meses.

Como prueba de su presencia, publicó imágenes donde se les observa tanto a él como al rapero Maykel Castillo, con el edificio gubernamental de fondo.

"La idea es el gesto simbólico de insistir e insistir. El Capitolio debe ser el centro de todas la exigencias ciudadanas. Ellos tendrán que irse algún momento y siempre regresaremos", declaró a ADN Cuba el coordinador del MSI.

El artivista convocó a una manifestación pacífica ante el Capitolio desde el 29 de enero, exigiendo la dimisión de los funcionarios que lideraron la represión del miércoles pasado en el Ministerio de Cultura.

"Estaré en el Capitolio a las 12h y hasta que dimitan el ministro de Cultura y el viceministro", aseguró entonces.

"Cuando un ministro golpea a artistas, no me siento seguro en mi casa ni en mi país, ¡¡¡y no me iré de Cuba!!!", denunció el joven.

Sin embargo, los mecanismos represivos se activaron con el anuncio, y una y otra vez, personas sufrieron detenciones intentando llegar a la institución.

El propio Otero Alcántara y Osorbo fueron apresados; también la productora independiente Carolina Barrero; los huelguistas de San Isidro, Yasser Castellanos y Osmani Pardo Guerra; y el opositor José Luis Tijerino.

Osorbo y Barrero lograron llegar en la noche de la víspera y transmitir su mensaje desde la escalinata del Capitolio, pero minutos después fueron detenidos por la policía.

También varios activistas, artistas y periodistas independientes, se encuentran de manera permanente bajo vigilancia policial para impedir que salgan a las calles.