Organización procastrista italiana distribuye aguacates de Cuba

Muchos cubanos carecen de estos productos, o tienen poco acceso a ellos, ya sea porque escasean o porque sus precios están muy alejados de sus bolsillos.
Organización procastrista italiana distribuye aguacates exportados por campesino cubano
 

Reproduce este artículo

Según información difundida por la agencia estatal Prensa Latina mediante un artículo publicado en su página web, este 30 de septiembre llegaron los primeros aguacates cubanos al mercado de la capital italiana a "través de una red solidaria de distribución promovida por la Agencia Italiana para el Intercambio Cultural y Económico con Cuba (Aicec)". En otras palabras, procastrista oxigenando a la dictadura.

Denominado "Sano, Justo y Solidario", de reciente creación, el sistema integrado por cubanos residentes en este país e italianos favorables al régimen "comenzó a operar en 16 ciudades simultáneamente con la distribución en el circuito comercial tradicional, limitado por ahora a la ciudad de Milán", precisó la agencia estatal.

El texto precisa que los aguacates, de la variedad Catalina, fueron cultivados por un productor de la localidad mayabequense de Catalina de Güines e importada por la Aicec a través de la empresa Frutas Selectas.

Asimismo destaca que la distribución en la capital italiana corrió por cuenta de la asociación cultural Mundo Cubano, presidida por Liriaudys Martí, en coordinación con la Aicec y su presidente, Michele Curto. Este último explicó que "de las primeras 1,5 toneladas importadas, 850 kilos fueron canalizados a través de la red, con mucha aceptación".

Curto señaló que el cargamento de aguacates "Catalina" salió de Cuba de "la finca de Rafael". A él, dijo, va su saludo "porque es el artífice de todo esto", y añadió que para realizar el pedido se pusieron en contacto con él a través de Frutas Selectas, entidad que les envió una muestra.

Para insertar los aguacates en el mercado italiano, representantes de Aicec recorrieron Italia y exploraron el interés de importadores profesionales, pero al mismo tiempo pensaron en cómo apoyar al régimen de los Castro, y "de ahí surgió la idea de promover entre cubanos residentes e italianos amigos de la isla el consumo del producto".

Según el italiano, el propósito es comenzar con el aguacate y más adelante continuar con otras frutas tropicales cultivadas en la mayor de las Antillas como la piña, el mango, la papaya, el limón y otros como la miel, a través del circuito comercial tradicional y la red solidaria, mediante la cual se seguirán haciendo pedidos y entregas.

Mientras tanto, la mayoría del pueblo cubano no tiene, o tiene poco acceso a estos productos, ya sea porque escasean, o porque sus precios están muy alejados del bolsillo nacional.