Omara Ruiz Urquiola recibe medalla por su lucha a favor de la democracia

La Medalla Calixto García, que otorga la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba, reconoce el esfuerzo de esta activista y exprofesora universitaria
Omara Ruiz Urquiola recibe medalla por su lucha a favor de la democracia
 

Reproduce este artículo

Omara Ruiz Urquiola recibió este 14 de septiembre la Medalla Calixto García por su “valor en la lucha por los derechos humanos”.

Concedido por la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba, la exprofesora universitaria y actual investigadora del Observatorio de Libertad Académica recibió el reconocimiento en la embajada de Lituania en Washington.

Ruiz Urquiola, defensora de las libertades democráticas, fue expulsada del Instituto Superior de Diseño (ISDI), centro donde laboró como docente e investigadora por más de 20 años.

Desde entonces, junto a su hermano el también activista Ariel Ruiz Urquiola, se ha dedicado a apoyar la causa de periodistas independientes, así como denunciar los atropellos que se comenten en la isla contra los disidentes, que ella y su familia han conocido de primera mano.

Urquiola, paciente de cáncer, sufrió maltrato físico en noviembre de 2020, cuando se unió a un grupo de artistas y opositores cubanos para exigir la liberación del músico contestatario Denis Solís ante una estación de policía en La Habana.

Ese mismo mes, participó en una protesta en la sede del Movimiento San Isidro, durante la cual sus miembros se declararon en huelga de hambre y sed y fueron desalojados por fuerzas del orden público.

La Sociedad Internacional por los Derechos Humanos reconoce a Ruiz Urquiola como persona crítica del régimen y ha denunciado que las autoridades cubanas se niegan a brindarle tratamiento adecuado para combatir su enfermedad.​

A raíz de aquellos sucesos, en noviembre de 2020 la activista recibió este mismo reconocimiento, "por el extraordinario desempeño de la activista durante estos días en que el Movimiento San Isidro fue víctima de acoso, amenazas y arrestos arbitrarios".

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba fue creada en 1992 "para promover una transición no violenta a una Cuba libre y democrática mediante la potenciación de la sociedad civil independiente en Cuba", describe el sitio oficial de la organización.

Según apunta, su misión es apoyar "a quienes promueven cambios para avanzar hacia una sociedad abierta, moderna, próspera y democrática en que se respeten todos los derechos humanos".