OCDH denuncia golpiza contra opositor encarcelado

Alexis Sabatela, encarcelado en Kilo 9, Camagüey, habría sufrido una golpiza en la prisión donde se encuentra desde noviembre, según informes de la ONG.
Opositor-Cuba.jpg
 

Reproduce este artículo

El activista y opositor cubano Alexis Sabatela Ugarte recibió una golpiza en la prisión conocida como Kilo 9, en Camagüey, informó este 13 de diciembre el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH).

Un audio compartido por OCDH asegura que Sabatela “no puede respirar” tras la golpiza y aún no recibe atención médica. Sabatela fue arrestado el 26 de noviembre y condenado a 10 meses de prisión el 9 de diciembre.

En dicho audio, una mujer relata que recibió una llamada desde el centro penitenciario mediante la cual le informaron que a Sabatela "lo tienen todo golpeado", lo mantienen "tirado" en un aula y "no puede ni respirar". 

Sabatela, coordinador del Comité Pro-liberación de Presos Políticos, reveló en febrero que temía ser arrestado tras un incidente con la Seguridad del Estado que tuvo lugar el 22 de enero, en Nuevitas, Camagüey, cuando dos hombres le atacaron por supuestamente haber perseguido a una niña.

“Me dieron un puñetazo por detrás y caí, entonces comenzaron a patearme por todos lados. El médico certificó que me habían partido la boca y nariz, además de un desvío del tabique nasal. Hasta hoy me falta el aire y tengo dolores en la dentadura y en el pecho”, explicó.

En marzo de 2016, el activista fue víctima de la violencia de otro extraño mientras salía de una fiesta en la madrugada. Sabatela Ugarte fue hospitalizado y se le dictaminó un Hematoma Epidural Laminar Izquierdo.

“En esa ocasión un hombre se me abalanzó y sin más comenzó a golpearme, hasta el punto de provocarme un trauma cerebral; casi me mata”, narró.

El atacante de 2016 le acusó de tocar los glúteos de su mujer, aunque el opositor cuenta que no los conoce. Sobre la acusación supo en mayo, cuando fue detenido por pintar unos graffitis en contra del gobierno. La policía le informó de la acusación por Abuso Lascivo y a la vez lo procesaron por Daños a la Propiedad y Desacato.

Justo tres días después fue condenado en un juicio sumarísimo donde no tuvo la opción de defenderse ni abogado. Se le juzgó por “otros delitos” y le aplicaron una sanción conjunta de tres años de cárcel.