"Nos vamos a morir": Activista protesta por falta de medicamentos en Cuba
La joven activista e historiadora de arte, Claudia Genlui Hidalgo, integrante del Movimiento San Isidro, denunció las nuevas medicas burocráticas del régimen cubano para limitar el acceso a los pocos medicamentos que se localizan en la isla
"Nos vamos a morir": Activista protesta por falta de medicamentos en Cuba
 

Reproduce este artículo

La joven activista cubana e historiadora de arte, Claudia Genlui Hidalgo, integrante del Movimiento San Isidro, denunció la terrible escasez de medicamentos que existe en Cuba y cómo el régimen implementa medidas burocráticas que solo provocan trabas para acceder a los pocos que se localizan.

A través de una directa trasmitida por su perfil en Facebook, Genlui Hidalgo, refirió: “caemos en el absurdo, la estupidez, y sobre todo en la falta de humanidad y sentido común. Caemos en el egoísmo”.

La activista explicó que entre las medidas de control establecidas para limitar el acceso a los medicamentos, las personas solo pueden comprar en las farmacias de sus zonas de residencia o presentar un “desvío” de la entidad que le correspondería, justificando su posible adquisición en otro lugar.

“Acabo de regresar de una farmacia donde hallé el medicamento que necesito y está en falta, que debo comprar con tarjetón porque es controlado; así como el de mi abuela para su presión, y no he podido comprarlos porque debo presentar un “desvío”. Mientras, la farmacia de mi zona está cerrada por sospechas de coronavirus ¿Qué hago? Estoy cansada de la mediocridad, de la falta de respeto, de sentido común. ¡Cansada!”, criticó la joven.

“En situaciones extremas, en época de crisis, lo único que hacen es poner trabas una y otra vez…”, cuestionó.

Claudia Genlui Hidalgo, explicó que últimamente no se ha sentido bien de salud, que sufre de unos descensos de presión que pueden provocarles desmayos, asistió al médico y le dijeron que no podía ser atendida en esos momentos porque todos los servicios estaban en función de la pandemia de coronavirus.

Estoy de acuerdo que se prioricen a los pacientes con esta enfermedad y se le dé seguimiento a algo tan terrible que ha provocado tantas muertes en el mundo –agregó la activista-; “pero, ¿y las personas con otros problemas de salud? ¿No las atienden? Nos vamos a morir”, reprochó.

“¿Hasta cuándo? No hay medicamentos y solo ponen medidas de control que perjudican a las personas. No le importamos a nadie. ¿Dónde están los funcionarios públicos que tienen la obligación de velar por el pueblo? La falta de respeto es demasiada”, concluyó.

Cubanos de diferentes partes del país denuncian en las redes sociales la escasez de medicamentos imperante y cómo pacientes con enfermedades complejas han quedado desprotegidos.

 


La joven cubana Lianny Enríquez pidió ayuda en Facebook para su madre, una paciente de lupus eritematoso crónico cuyo estado de salud ha empeorado por no contar con los medicamentos necesarios para paliar los efectos de la enfermedad.

“Esto que ven en la foto es la espalda mi madre, Gisela”, escribió Enríquez en su muro de Facebook, al compartir una foto que muestra el delicado estado de su madre. “Ella lleva viviendo 31 años con este lupus eritematoso crónico, enfermedad que explotó por los nervios, producto de la muerte de mi único hermano varón por negligencia médica en el (hospital) infantil de Santa Clara el 2/7/88”, precisó la usuaria de Facebook.

“Dado que a una madre no se le puede convencer de que no le mataron a su hijo, mi mamá enterró a mi hermano con ocho meses de embarazo mío y un mes más tarde, el 1/8/88, me tuvo a mí, pero su dolor hizo más fuerte esta enfermedad que se volvió crónica”, detalló Enríquez.

El reclamo de Enríquez coincide con el de miles de cubanos afectados por la grave escasez de medicamentos en la Isla. En tiempos de pandemia, el déficit de medicinas se ha agravado en el país, mientras que la interrupción de los viajes y los servicios de envíos, a causa de la crisis generada por el nuevo coronavirus, generó un aumento de los precios de algunas de las medicinas comercializadas en el mercado negro.

Cubanos residentes en el exterior abastecían a sus familiares, pero al cortarse este flujo se ha generado un gran desabastecimiento que pone en peligro la estabilidad y salud de muchos pacientes.