Muy inoportuna la unificación monetaria, opinan cuentapropistas y expertos

A partir del primero de enero de 2021 dará inicio el proceso de ordenamiento monetario en Cuba, expertos aseguran que la unificación de la moneda llega en el peor momento para los cuentapropistas en la isla
Comerciante privada vende plátanos con CUC y pesos cubanos. Foto: Ramón Espinoza/AP
 

Reproduce este artículo

Por Tomás Cardoso

 

A partir del primero de enero de 2021 dará inicio el proceso de ordenamiento monetario en Cuba, expertos entrevistados por Radio Televisión Martí aseguran que la unificación de la moneda llega en el peor momento para los cuentapropistas en la isla.

Desde Valencia, España, el economista y académico Elías Amor Bravo, considera que los emprendedores la van a pasar muy mal ante la inflación que provocará este proceso.

La tasa de cambio elegida será de 24 pesos cubanos por un dólar, pero habrá que esperar para ver el impacto que tendrá en el mercado informal, que es donde se reflejará el valor real del peso nacional frente al resto de las divisas. Los nuevos salarios y pensiones en el país provocarán inevitablemente una inflación.

“El trabajo privado está paralizado prácticamente en la isla desde que comenzó la pandemia, cuando se cerraron restaurantes, hostales y otros negocios y los empresarios no han recibido compensación, ni ayuda alguna de parte del estado. Es el peor momento que el régimen comunista podría haber elegido para implementar medidas, que ellos creen que servirán para actualizar la economía. Es todo lo contrario”, apuntó el economista.

Las tarifas de los servicios de suministro de agua, electricidad y gas, que son esenciales para operar los negocios privados, aumentarán a partir del próximo mes, informó la ministra de Finanzas y Precios, Meisi Bolaños Weiss.

El comunicador independiente Vladimir Turró recientemente realizó un trabajo investigativo con trabajadores privados en La Habana asegura que tras el anuncio hay mucha confusión: “Respecto a la unificación monetaria los cuentapropistas que ofertan servicios al pueblo, todos están muy preocupados porque no saben qué va a suceder, además de actualmente no hay casi movimiento en los negocios”, señaló.

En Holguín, el biólogo y experto agrícola, Osmel Ramírez Álvarez, asegura que en estos momentos el sector no estatal está sufriendo una contracción muy aguda.

“Hace un año atrás uno podía ver en los puestos de venta de los emprendedores llenos de productos, había una situación diferente, ahora no hay nada y lo poco que aparece es por la izquierda y escondido. El ordenamiento monetario es necesario, pero estará condenado al fracaso, si no se hacen otras reformas tales como liberar las fuerzas productivas”, dijo Osmel Ramírez.

Yoel Espinosa es cuentapropista en la ciudad de Santa Clara, provincia de Villa Clara, donde opera una cafetería, y afirma que el ordenamiento monetario provocará que muchos trabajadores privados tengan que cerrar sus negocios.

A partir del inicio del proceso de unificación monetaria, “los precios de los bienes y servicios que ofertan las formas no estatales del país también subirán”, pero no deben ser “especulativos ni abusivos”, dijo Marino Murillo Jorge, jefe de la Comisión para la implementación de los Lineamientos del Partido.

“El estado topó los precios a los privados hace más de seis meses, un pan te cuenta dos pesos, y cuando tú lo vas a vender con mantequilla no te puedes exceder de los tres pesos. Un pan con jamón no lo puedes ofertar a más de cinco pesos, pero la libra de jamón te cuesta 60 pesos cuando aparece. La mayoría de las cafeterías privadas no tienen nada que vender, y el gobierno está creando condiciones para eliminar el sector de trabajadores privados”, expresó Espinosa.

Y para el sociólogo y asesor de emprendedores Ángel Marcelo Rodríguez Pita, el gobierno cubano inicia el ordenamiento en el preciso momento en que los cuentapropistas están enfrentando una crisis muy profunda.

“La era de Obama, fue el mejor momento que tuvo la economía cubana para hacer el ordenamiento, realizar ahora mismo este tipo de evento, tiene un alto costo social y realmente promete ser una terapia de choque para los emprendedores, los cuentapropistas se encuentran enfrascados en una crisis”, afirmó el experto.

 

(Tomado de Radio Televisión Martí)