Muere joven asesinada por su pareja en Contramaestre, Santiago de Cuba
Raidelis Blanco Almenares 28 años, fue asesinada por su pareja este 5 de septiembre en la comunidad rural de Maffo, Contramaestre, Santiago de Cuba. El violento hecho ocurrió en presencia de su hijo de 3 años
Muere joven asesinada por su pareja en Contramaestre, Santiago de Cuba
 

Reproduce este artículo

La joven Raidelis Blanco Almenares de 28 años, fue asesinada este viernes 5 de septiembre en la localidad de Maffo, en el municipio Contramaestre, Santiago de Cuba. El nuevo feminicidio se hizo público a través de las redes sociales y varias fuentes comunitarias lo confirmaron a la revista feminista cubana Alas Tensas y la plataforma Yo sí te creo en Cuba.

“El violento hecho fue perpetrado por su pareja, y ocurrió en presencia de su hijo de 3 años de edad”, publicó en su página de Facebook, Alas Tensas.

“Nuestras observadoras han podido corroborar este feminicidio que se convierte en el número 15 del año 2020. Estadística que se conforma con la ayuda de medios de prensa independientes, activistas y/o denuncias ciudadanas, ante la ausencia de informes oficiales en relación a esta 'pandemia invisible'. Enviamos a sus familiares y amigos nuestras condolencias, y volvemos a exigir con más fuerza una actuación urgente por parte de las instituciones gubernamentales, que garantice la seguridad de las mujeres cubanas frente a las violencias machistas”, concluye la nota publicada por Alas Tensas.

 

En el perfil en Facebook de la plataforma Yo sí te creo en Cuba también se lamentó el feminicidio “de la joven instructora de arte Raidelis Blanco, en su hogar en la comunidad rural de Mafo a manos de su pareja”.

“Esta plataforma reitera la urgencia de crear un sistema de atención especializada a mujeres que viven en situación de violencia machista, con la creación de refugios temporales para ellas y sus hijos, con la participación de los gobiernos locales, la comunidad y las activistas feministas”, refiere la nota emitida en las redes sociales.

 

 

 

A inicios de agosto otra cubana fue asesinada por su expareja en el municipio Colombia, de Las Tunas, según denunció en redes sociales la abogada y activista cubana Deyni Terry Abreu.  

“En la noche de ayer, 5 de agosto 2020, otro feminicidio en Cuba. Las Tunas, municipio Colombia. Un hombre se puso en estado de embriaguez de manera voluntaria, para presentarse a las 10 de la noche en la casa de su ex pareja y darle muerte”, explicó Terry en un post publicado en el grupo de Facebook, Violencia Cero Cuba.

Deyni Torres asegura que la víctima, de quien no precisa nombre, pero sí comparte imágenes, “era directora de la Oficina de correos del municipio y una persona de buenas relaciones humanas”. “El móvil de la muerte estuvo condicionado por la ruptura de su relación de pareja con el feminicida”, expuso la activista, quien acompañó su denuncia con etiquetas exigiendo #porRefugiosEnCubaYa y #NiUnaMenos.

Alrededor de quince días después perdió la vida la cubana Mailín Diéguez a manos de su exesposo Osmani, quien se entregó a la Policía. 

Se repite así el patrón de este tipo de violencia, por razones de género, en el país. Los hechos ocurrieron de manera violenta, según confirmó a ADN una persona cercana a la víctima. La miembro de la familia de Mailín Diéguez aseguró que la joven madre fue asesinada por su exesposo, con quien tenía una niña de casi tres años.

ADN Cuba en lo que va de año ha reportado muertes por violencia de género en Baracoa, Cienfuegos, Artemisa y La Habana, además de los referidos anteriormente. En Cuba los feminicidios no son una categoría jurídico-penal. Por tanto, los crímenes no se registran ni se observan con esa lupa. “Para calificar un asesinato como feminicidio no basta que la víctima sea a una mujer, sino que hay que analizar las circunstancias del crimen, quiénes lo realizan, si media violación o abuso, etcétera. Si los procedimientos penales no reconocen los feminicidios, es muy difícil contabilizarlos”, precisa la especialista en temas de violencia de género Ailynn Torres Santana.