La Habana: muere embarazada de 19 años por Covid-19

Cuba comenzó a registrar fallecimientos de embarazadas y puérperas en 2021, luego de que el año anterior no se reportaron casos de este tipo.
Embarazo-Cuba
 

Reproduce este artículo

Una embarazada de 19 años falleció en Cuba este 13 de septiembre debido a la Covid-19, informó el director nacional de Epidemiología, doctor Francisco Durán.

La joven residía en el municipio Diez de Octubre, en La Habana. El especialista no dio detalles sobre este fallecimiento, que se suma a la de una gestante y dos recién paridas —puérperas— el domingo.

La gestante residía en Mariel, Artemisa, y murió a los 31 años, con 15 semanas de embarazo, mientras que las puérperas, de 22 y 24 años, residían en Quivicán, provincia de Mayabeque, y Villa Clara, respectivamente.

Las muertes maternas por la Covid-19 en la isla se han incrementado drásticamente en los dos últimos meses. Hasta comienzos de agosto se reportaba un total de 35 embarazadas o puérperas fallecidas pero la cifra ha ido en aumento en las dos últimas semanas.

Durante 2020 ninguna gestante o puérpera murió de Covid-19 en la isla, un logro del cual se ufanaban los especialistas de salud, hasta que la pandemia se salió de control este año, con días en los que se registraron hasta 9000 casos.

Entre los factores de riesgo para las embarazadas figuran una edad superior a los 30 años, diabetes, hipertensión, obesidad y un tiempo gestacional superior a las 26 semanas.

Este 13 de septiembre el Ministerio de Salud Pública (Minsap) reportó otros 74 fallecidos a causa de la pandemia, lo que eleva la cifra a 6373 desde que se reportara el primer caso del virus SARS-CoV-2 en la isla en marzo de 2020.

Además, el Minsap informó de 8342 casos nuevos, lo que eleva la cifra total a 753 544. Pinar del Río fue la provincia con mayor número de incidencias (1575), Sancti Spíritus (1121) y Las Tunas (805).

Entre las medidas de emergencia ideadas por el gobierno cubano están la utilización de vehículos privados y estatales para transportar a enfermos y fallecidos, debido a la escasez de ambulancias y carros funerarios. Incluso se llega a utilizar carretones tirados por caballos en zonas rurales.

En los cementerios se amplían bóvedas y espacios abiertos para dar cabida a los muertos, que llegan sin cesar, muchas veces sin tener certeza de que murieron por Covid-19, ya que no da tiempo a hacer pruebas a todos, como reconocieron las autoridades.

La situación en los hospitales es crítica: faltan camillas, medicamentos, oxígeno, camas y personal médico. La pandemia ha sobrepasado las capacidades del sistema sanitario cubano, en medio de una crisis económica agravada por la caída del turismo y la ineficiencia de la economía cubana.