Muere agente de la Seguridad del Estado que delató a grupos disidentes

Aleida Godínez Soler, agente de la Seguridad del Estado que infiltró grupos opositores en Cuba y se hizo pasar por periodista independiente, murió de cáncer en La Habana.
Alieda Godínez Soler, la agente Vilma de la Seguridad del Estado
 

Reproduce este artículo

Aleida de las Mercedes Godínez Soler, agente de la Seguridad del Estado que infiltró grupos opositores en Cuba y se hizo pasar por periodista independiente, murió de cáncer en La Habana, informan este martes fuentes oficiales.

“Hemos conocido de la muerte, a consecuencia de cáncer, de la compañera Aleida Godínez Soler, combatiente de la Seguridad del Estado Cubano que se infiltró entre la contrarrevolución cubana y develó sus trapisondas, servilismo y subordinación a los intereses yanquis, sobre todo en el ámbito mediático”, afirmó en redes sociales Ricardo Ronquillo Bello, presidente de la gubernamental Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), único gremio de su tipo permitido por el régimen comunista.

El vocero oficialista agregó que la UPEC, “de la que era un miembro reconocido y la honró con la Distinción Félix Elmusa (sic), lamenta profundamente su deceso y ofrece sus condolencias a sus familiares y compañeros”.

El periodismo es una cosa, y la delación otra. No van de la mano”, comentó el reportero de investigación y académico José Raúl Gallego, en el post de Facebook de Ronquillo.


Desde que era estudiante de Economía en 1979 y tuvo su primer contacto con la Seguridad del Estado, hasta el año 2003, Godínez Soler fue la agente “Vilma” para la policía política. Según la enciclopedia oficial Ecured, la reclutaron formalmente en 1991, en Ciego de Ávila, donde laboraba en una Empresa de Materiales de la Construcción.

En 1998 la trasladaron a La Habana y la ubicaron en el municipio de Arroyo Naranjo. En la capital del país vigiló y saboteó las acciones pacíficas de opositores y líderes de la disidencia pro democrática, como la economista Martha Beatriz Roque.

La espía también elaboró reportes para organizaciones y medios independientes como CubaNet, trabajo que luego utilizó para desacreditar, ante las cámaras de la televisión nacional, la labor que realizan los periodistas alternativos y activistas en difíciles condiciones, reprimidos por el gobierno. En una entrevista para el canal Cubavisión Internacional, concedida al periodista oficial Raúl Garcés Corra, Godínez llama “mercenarios” a los disidentes y asegura que “mañana te pueden mandar a poner una bomba”.

Además, la agente de la Seguridad del Estado reconoció haber enviado información falsa a la Organización Internacional del Trabajo (OIT). “Soy muy fría y eso me ayudó mucho”, dijo la veterana espía en la conversación con Garcés Corra.

“Vilma” trabajó junto con otra infiltrada, la “agente Xiomara”, cuyo verdadero nombre es Alicia del Carmen Zamora Labrada. Por sus años de agente encubierta haciendo zapa en la oposición pacífica, el régimen de La Habana premió a Godínez Soler con la Orden Ana Betancourt y el Sello Conmemorativo Aniversario 60 de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC).

 

Murió Ricardo Alarcón, expresidente del Parlamento y diplomático castrista

Ricardo Alarcón de Quesada, veterano diplomático y dirigente del régimen de Cuba, murió este fin de semana en La Habana, próximo a cumplir los 85 años, confirmaron familiares y fuentes oficiales.

Alarcón de Quesada, nacido en la capital el 21 de mayo de 1937, presidió por 20 años (1993 y 2013) la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento). Integró el Buró Político del Partido Comunista de Cuba desde 1980 hasta su purga, en julio de 2013. Fue una de las principales figuras de la política y la diplomacia castrista, siendo titular del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex) entre 1992 y 1993.

Las causas de la muerte de Alarcón de Quesada no fueron esclarecidas en las notas publicada por la prensa oficial, aunque en los últimos meses su salud se había deteriorado.

Alarcón es recordado también por el incidente que protagonizó en 2008, cuando el entonces estudiante de la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI), Eliécer Ávila, lo confrontó en un debate. El presidente de la Asamblea Nacional respondió a una pregunta sobre por qué los cubanos no podían salir libremente de la isla, arguyendo que si todo el mundo pudiera viajar el tráfico aéreo se congestionaría, un sinsentido que fue motivo de burlas y críticas.

En 2013, Alarcón fue apartado de la política, cuando fue sustituido por Esteban Lazo como presidente del Parlamento; también fue purgado del Buró Político del PCC. Ocurrió poco después de que el régimen comunista, ya presidido por Raúl Castro, acusara al asesor de Alarcón, Miguel Álvarez, y la esposa de este, Mercedes Arce, con cargos de espionaje. Estas personas fueron sentenciados a penas de 30 y 15 años de cárcel, mientras que el otrora poderoso Ricardo Alarcón terminó en el ostracismo.

Recomendaciones

 

Relacionados