Motoristas de Santiago de Cuba protestan por presiones del régimen

La Unpacu muestra el descontento de varios motoristas santiagueros que se oponen a la regularización de su actividad como taxistas bajo los términos actuales que impone el gobierno
 

Reproduce este artículo

Varios motoristas de Santiago de Cuba protestaron recientemente ante la insistencia del régimen para regularlos bajo condiciones que, denuncian, obstaculizan la legalización de la actividad y no la hacen rentable para afrontar el costo de la vida en estos tiempos de inflación y escasez.

Conocidos por hacer de taxistas sobre sus motocicletas, de las cuales depende en gran medida el transporte en la ciudad capital de la oriental provincia, los motoristas ahora cobran por un viaje hasta 50 pesos, cuando hasta hace relativamente poco tiempo eran 10 como promedio.

Justifican sus incrementos de tarifas en el hecho de que, como consecuencia del ordenamiento monetario del régimen, el costo de muchos productos y servicios en Cuba ha aumentado de manera desproporcionada a los ingresos de la mayoría de la población.

Las autoridades y medios provinciales han explicado que la tentativa de regulación llegó luego de “protestas de la población”, así como del “análisis” de la problemática en la última visita de Miguel Díaz-Canel al territorio.

En Santiago de Cuba, conteos oficiales cifran en 14 000 el número de motoristas que se dedican a esta actividad, de los cuales menos de un centenar tributan con regularidad o ejercen legalmente.

Las autoridades de los nueve municipios del territorio han intensificado las gestiones para la legalización mediante licencias de tránsito e inscripción en la ONAT de esta forma de empleo no estatal, para la cual el gobierno prevé facilidades y servicios que contribuyan a la rebaja del precio de los viajes.

Sin embargo, la reciente protesta de motoristas, filmada por activistas de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), da cuenta de que las “facilidades” previstas por el régimen atentan contra la regularización.

En el video captado por la organización opositora se muestra el descontento de varios ciudadanos que se dedican a la actividad y se escucha al portavoz de ellos afirmar que no están de acuerdo con la regularización bajo los términos actuales.

“Somos más de 40… Mi moto no es del pueblo, es mía privada. Engañaron al presidente, no le dijeron que cuando vas a sacar a patente te exigen elementos que son obstáculos y hacen imposible casi la legalización”, explicó el aparente líder de los motoristas congregados en la protesta, quien además habló de las dificultades que enfrentan para conseguir repuestos para sus motos y el elevado costo de los mismos.

“Nosotros mantenemos una familia… No estamos de acuerdo con la situación de la patente. Este proceso empieza ahora”, agregó.

Para José Daniel Ferrer, líder de la Unpacu, lo que sucede con los motoristas es una de las tantas cosas que “sólo pasan en Cuba y en naciones bajo regímenes tiránicos que todo lo trastornan, lo tuercen”.

“Los motoristas enfrentan a las autoridades porque no están de acuerdo con las condiciones, las reglas injustas que el régimen les impone”, resume el problema Ferrer, al tiempo que explica en un video compartido por la organización que “una de las medidas que más ha molestado a los motoristas es la de precios topados; precios que están muy por debajo de lo que actualmente están ellos cobrando por diferentes carreras en la ciudad o a otros lugares de la provincia”.